Asociación Cultural de Pensionistas y Jubilados. "La Minilla"
  Pensamientos
 

RECORDEMOS SIEMPRE QUE…

Un Pueblo que olvida y margina las experiencias que su gente  ha vivido, las experiencias de sus mayores de las que se pueden obtener ejemplos y lecciones a imitar y también a evitar, es un Pueblo sin memoria, sin pasado, sin historia y sin futuro, es un pueblo irresponsablemente anclado en el amanecer de cada día, sin previsión ni prevención de su destino.

 Un Pueblo que vive bajo el imperio de sus impulsos, sin escuchar a sus mayores, sin aprovechar el pasado vivido por otros, un  pueblo que vive el presente, el pasado y el futuro en un solo tiempo, un tiempo sin tiempo, es un pueblo abocado irremediablemente a desaparecer.

 Un Pueblo que tiene una memoria escrita de su pasado, un pueblo que cuenta con la experiencia y las enseñanzas de aquellos que las heredaron y están en posición de obtener ventajas del pasado en todo aquello que perjudicó a sus predecesores o servirse de aquello que a otros sirvió, es un pueblo con futuro, expectante e ilusionado en la responsabilidad de su destino.


No existen países pequeños. La grandeza de un pueblo no se mide por el número de sus habitantes, como no se mide por la estatura la grandeza de un hombre.

 Engrandecerás a tu pueblo, no elevando los tejados de sus viviendas, sino las almas de sus habitantes.


 

 

 

 La educación comienza con los niños enseñándoles a sentarse en silencio y a gozar de eso. Aprender a usar el sentido del olfato, a mirar aunque aparentemente no haya nada para ver y a escuchar con atención cuando todo parezca silencioso. Un niño que no puede permanecer sentado callado y tranquilo, es un niño desarrollado a medias.


   El corazón tiene razones que la razón no entiende


 Cuando fuiste martillo no tuviste clemencia, ahora que eres yunque, ten paciencia. 


  Recuerda siempre que eres único... Exactamente igual que todos los demás.


La ciencia es el gran antídoto contra el veneno del entusiasmo y la superstición.


 No se ama a una mujer porque sea bella. Es bella porque se le ama.


  Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona imperfecta.



Cuando los ojos ven lo que nunca vieron, el corazón siente lo que nunca sintió


 Las heridas que no se ven son las más profundas


 

Estamos hechos de la misma materia que los sueños y nuestra pequeña vida termina durmiendo.


 Vuelve a empezar

 Aunque sientas el cansancio;
aunque el triunfo te abandone;
aunque un error te lastime;
aunque un negocio se quiebre;
aunque una traición te hiera;
aunque una ilusión se apague;
aunque el dolor queme los ojos;
aunque ignoren tus esfuerzos;
aunque la ingratitud sea la paga;
aunque la incomprensión corte tu risa;
aunque todo parezca nada;
¡VUELVE A EMPEZAR!


Ser

Ser libre como el aire
como las gaviotas
como el rocío
en una rosa roja.

Ser libre, volar
vivir, soñar
tener simplemente
un amigo de verdad.

Ser libre, cantar 
llamar melodía
al dulce esperar
de las flores
que muestran sus pétalos al cielo
dejando que el Sol
les vele el sueño.

Ser libre, llorar
llorar porque quieres
porque puedes
o lo necesitas
porque si no vez el Sol mueres
por eso llorar.

Ser libre, morir 
como mueren las nubes
a la noche
o las estrellas al Sol
morir como mueren
algunos... por amor

Ser libre, sentir
como se siente los rayos de Sol

como se siente una mirada cautiva
como se siente el dolor.

Ser libre, ser yo
yo que vivo y sueño
yo que canto y lloro
yo que siempre muero
¡POR SENTIR EL SER YO! 


Vive tu vida al máximo

Aprovecha al máximo cada hora, cada día y cada época de la vida, así podrás mirar al futuro con confianza y al pasado sin tristeza.

Sé tú mismo, pero sé lo mejor de ti mismo.

Ten valor para ser diferente y seguir tú propia estrella, y no tengas miedo de ser feliz.

Goza de lo bello. Ama con toda el alma y el corazón.

Cree que aman, aquellas personas que tú amas.

Olvídate de lo que hayas hecho por tus amigos y recuerda, lo que ellos han hecho por ti.

No repares en lo que el mundo te debe y fíjate en lo que le debes al mundo.

Cuando te enfrentes a una decisión, tómala tan sabiamente como te sea posible, luego olvídala.

El momento de la certeza absoluta nunca llega sobre todo recuerda, que la vida, ayuda a quienes se ayudan a sí mismos.

Actúa como si todo dependiera de ti, y piensa como si todo dependiera de él.

Vive cada día a plenitud.

 



-Cuando la libertad desaparece, el hombre pierde su razón de existir.

- No dejamos de jugar porque nos hacemos viejos; crecemos viejos porque dejamos de jugar.

- Cuando perdemos los sueños, simplemente morimos.

- No olvides que amar, sentir, tolerar y perdonar es parte de la misma vida.

  


"GIRASOL MÁGICO"

Muchos dicen que el amor es como un manantial, que ahoga a los delicados arbustos de sus orillas, muchos replican que el amor es como un filo de un cuchillo, que deja tu alma sangrando de dolor, algunos proclaman que el amor es como una hambruna, una interminable y dolorosa necesidad.

Yo digo que el amor es una hermosa flor mágica y tu solo eres la semilla.

Es el corazón temeroso de ser roto que jamás aprendió a bailar, es el sueño con miedo a despertar, que nunca aprovecho la oportunidad, es aquel que nunca quiso ser querido, y el alma con temor a morir, que nunca aprendió a vivir.

Cuando la noche ha sido muy solitaria y triste, el camino demasiado extenso, y piensas que el amor es solo para los afortunados y los más resistentes, solo recuerda que en el invierno debajo de la profunda tierra descansa semillas que en primavera con el amor del sol se convertirán en esplendorosos girasoles mágicos.


Imagínate...

 Imagina un mundo en el cual el sonido de las olas arrullen los rayos del sol en tu esencia de vida, en que la voz pueda atravesar las distancias y tome forma del circulo de vida que nos une a los hombres y nos ayuda a encontrar el verdadero sentir, aquel que cuando veas la luna podrás reflejar como el deseo mas interno que está en la belleza de tu energía y que a veces oscurecemos por la banalidad del destino y que con una llamada de auxilio nos busca en el fondo del corazón… busca que ahí esta… solo recuérdalo.


Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.

 http://www.youtube.com/watch?v=5TzQsaYn-KM


Un mundo sin complejos…

Un día en el mundo de los números, había un número complejo que lloraba desconsolado, ya que los otros números le decían que por imaginario el no existía, el pobre número se puso muy triste y pensó lo feliz que sería si fuera un número real.

 
Se fue a su casa pensando, lo real que él creía ser, pero que en un momento, se convirtió en una fantasía; y llamó a su amigo el cero para contarle lo que le sucedía,  el cero le respondió diciéndole:  por más que no te vean, en la realidad tu imaginación siempre dará el sentido de tu existir y jamás serás negativo, porque solo los imaginarios positivos buscan y encuentran para darse cuenta que entre más encuentran más
 
 

seguirán buscando, y no siempre los complejos se acomplejan de imaginar un mundo sin complejos.- 

         Por pensar complejo no siempre somos entendidos,  pero si entendemos lo complejo que es pensar, encontraremos el camino del buscar.

 
 

¿Cómo son las flores?

 

Si me preguntas como crecen las flores pensaría que nacen buscando el cielo, aun no sé de donde se llenan de belleza, como construyen cada pétalo, alguien decía que se alimentan del río de vida y del amor de la tierra, ellas siempre están mirando las nubes que dibujan figuras que aunque no podemos entender ellas encuentran las formas con las que imaginan su mundo, siempre hacen crecer un pétalo en cada sensación que tienen en su vida, y desde que nacen muestran su belleza no para ser observadas sino para mostrar a la vida que el color que las tiñe es parte de esa alegría de vivir, parte de esos colores que nos muestra la vida, y pese a que siempre las veras mirando fijamente a los ojos del sol y a la luna, ellas no olvidan donde tienen sus raíces y saben que se alimentan no solo de luz, sino de tierra, que padre y madre brindaron para que desde semilla fuera exploradora de vida, no siempre la belleza de una flor es del color de sus pétalos sino de la sabiduría de su corazón... por eso cuando cuentes los pétalos de una flor buscando un propósito recuerda que cada uno, fue parte de un deseo de esa flor y si puedes alinear a ese propósito ella te guiará en el camino de crecer sin olvidar tus raíces…


 
 Enigmas…

Alguien decía “La sabiduría humana sin embargo, se mueve entre dos enigmas que parecen indescifrables por principio; a saber; el misterio del primer origen de todas las cosas y la estremecedora incógnita del último fin. Es, pues, entre los límites insalvables de este enigma, donde seguirá la mente humana afanándose –esperémoslo – por cuidar de la vida y perfeccionarse a sí misma.


 Y el ocaso dibujó sus rayos en mi corazón…

  Y el brillo del sol renace al amanecer llenando de vida las llanuras, las flores renacen su brillo a él sonriendo el color de vida que las hace felices y la luna se despide de su amado, con sus últimos reflejos de luz y acompañada de un manto de estrellas se recoge en el infinito, prometiendo a su amado volver a verlo en el universo que rodea su rito, en el ocaso que encuentra su vida en la mañana en la noche, en la vida y en la esencia es su luz la que dibuja rayos de esencia en nuestro ser, a veces olvidamos sentir su calor pero ellos siempre rodean nuestras vidas, de una u otra manera porque somos testigos del amor del cosmos, amor que recibimos así brillamos en los demás, así sentimos en los demás solo es escuchar el eco de nuestro corazón, para ver como brilla en nuestro amanecer de felicidad, en esa luna o sol que nos rodea solo amanecemos para buscar nuestro horizonte, levanta los ojos a él que así llenaras el tuyo y el de los demás… 


La pasión de una rosa…

 

Hoy acaricio los pétalos de mi flor, deslizándome con mis besos por todo su ser, como el fresco rocío en la mañana, que hace despertar los colores de vida en mi amada flor, comienza su explosión de universo, sus pétalos radiantes erguidos al sol llenos de vida, su pasión desbordada en los poros que dejan salir el aroma de su amor, sus hojas como suaves nubes dejan sentir el calor de su sensualidad, abre su colores, que me dejan inmerso en su polen, que con un hipnótico aroma, me seducen al amor; el ritual de cuerpos está en su esplendor máximo, como catedrales se encuentran en el infinito, día y noche unen su luz en un explotar de brillo que con el agitar de la vida comienza a mostrar la cima del éxtasis cósmico, ella deja brotar los rojos colores del arco iris, que hoy beben de mis manantiales de pasión y que como el viento acaricia la superficie de sus pétalos, nuestros corazones laten sin cesar, llaman al cielo para que podamos dibujar los colores del vibrar juntos, ese pequeño capullo que esconde la bella flor de su interior, abre su belleza ante mis ojos, y me dejan perplejo porque solo mis lagrimas dejan sentir el haber besado a mi flor y tener con ella el ritual de los colores, que en cuerpos llenó la pasión del cosmos…

 


Las Nubes…

 

 
El cielo se colma de nubes que intentan mostrarnos las diferentes formas que puede tomar nuestra vida. Algunas son oscuras muestras de lluvia en un existir, otras al contrario nos hacen soñar llegando a formar todas las curvas que puede adoptar nuestroser. Algunas veces nos sentamos en el verde prado de una sabana, frenamos nuestra mente y comenzamos a dejar rodar el mundo y girar a nuestro alrededor, hacemos tangible lo intangible volamos a ese remanso de blanco algodón donde dejamos descansar nuestro ser, agobiado por el concreto en que rodeamos nuestra vida, y solo ahí cuando oímos desde arriba un susurro tocar nuestro rostro, como acariciando nuestro corazón entendemos que los sueños por más que suben al infinito podemos alcanzarlos solo dejando nuestro ser elevarse a las alturas donde las alas de la fe y el amor nos permiten alcanzarlos; porque solo distinguimos una forma en la nube de nuestro horizonte cuando esa nube llena nuestro cielo. Muchas veces las nubes opacan el cielo, muchas veces nos alejan de la luz, pero siempre el sol en su sabiduría deja escapar a pequeños rayitos de luz que entre la oscuridad guían nuestro caminar. Hoy déjate caer en ese verde césped que llamamos vida y ahí con tu corazón en la mano y con tus sueños en tu ser, podrás ver dibujarse en el cielo una blanca nube llamada el amor…

 


 De los arroyos de la vida…

Algunos peces en el río ven crecer sus aletas, dejándose llevar por la corriente, otros peces suelen nadar para dejarse hundir y otros nadan para vivir sin importar la corriente que deban afrontar, muchas veces las corrientes en estos manantiales de vida son fuertes, algunas veces no son cristalinas, otras son pandas, siempre solemos ver pasar el agua, debajo de nuestros pies y nos quedamos inamovibles observando cómo el mundo gira y el agua pasa sin tocar nuestro ser, no siempre el arroyo lleva aguas propicias para nuestro horizonte, muchas veces dejamos nuestro ser flotando a merced de la corriente y pese a que tememos ahogarnos, dejamos nuestra vida y olvidamos nadar, otras veces nadamos y vemos una corriente en contra y sin intentarlo renunciamos dejando nuestro aliento hundirse en el fondo del río. Algunas personas nadan para vivir, otras para poder existir y algunas pocas para dejarse hundir, muchas veces debemos visualizar la horilla para poder pasar, debemos soñar con llegar, sin dejar de nadar, cuando el corazón lo motiva un sueño por alcanzar orillas en nuestra vida, podremos llegar, porque nadie nos enseñara a nadar sin meternos al agua, sin arriesgar, algunas veces no vemos la horilla, solo el ancho del río, otras veces vemos la horilla pero no soñamos el cómo atravesarla, la vida es extraña, de orillas interminables, de corrientes fuertes, de hundirnos en el intento, así como el sol busca a su luna construyendo un arco iris de vida para poder atravesar el tiempo y la oscuridad, sin saber si lograra cruzar el ocaso, sin saber si encontrara una vida nublada, sin saber si su amada luna esperara por él, se arriesga y dibuja con todo su poder los colores que motivan su vida, los sueños... Sueños son... puede que nunca se hagan realidad, pero siempre serán nuestra forma de motivar el cruzar, porque en ellos podremos vivir la alegría de estar en esa horilla que buscamos… 


El milagro de tu amistad…

Y el viento sopla fuerte los viejos robles en el bosque, como rocío dibujan en el horizonte colores de sus hojas, llenando de matices amarillos sus alrededores, la vida comienza en donde se marchita una flor y los frutos caen sin cesar como luchando por vivir; el viento cubre con dulces aromas el bosque, así el polen que brota en la caricia de una flor prepara la bienvenida a la vida, cobijando en la hojarasca las semillas de un nuevo existir, la lluvia las refresca con agua de fe, la misma que las llenara de fuerzas por buscar la luz del sol, entonces los viejos robles ven germinar el fruto de sus colores de vida, amparándolos del sereno y las tormentas, que suelen arreciar en las noches, esa pequeña semilla se hace árbol a la sombra de sus padres, aquellos que siempre la protegieron para dar el cariño con el que podría brotar su afecto de vivir.

 Así mismo los seres construimos amistad, aquella que germina del corazón, en la que alimentamos la sombra de nuestro roble, en la que los aromas del fresco campo, nos dejan elevar nuestros sueños al imaginar el crecer de nuestro amigo, todo lo que es esencia, crece en el corazón alimentado de la fe, porque solo los grandes robles han crecido de pequeñas semillas y las grandes amistades siempre serán fruto del corazón del hombre, así el milagro de la amistad nos muestra que solo somos fruto cuando amamos nuestras raíces al germinar, solo somos viejos cuando podemos ser sombra para una semilla en el bosque del caminar, en el bosque de los robles de una amistad… 


Imágenes…

Cada ser encuentra un reflejo, cada ser encuentra sus colores de vida y construye un arco iris, cada ser vive su corazón, cada ser llena su vida de imágenes, todos nos encontramos en espejos con ellas algunas son profundas, otras son solo tiempo y recuerdos, algunas nos lastiman, otras nos llenan de luz, pero aquellas donde vemos mas allá de las imágenes y encontramos reflejos de corazón son las que nos marcan, porque solo la luz que se refleja de ti en los demás, es aquella que te permite sentarte con esa alma gemela que encuentra un reflejo de amor en ti, que sin encontrar sigue buscando, a la cual la luz del amor no deslumbra, ni la hace temer, aquella alma que encontró en el manantial un reflejo de su interior, aquella que ve sombras en el espejo, esas sombras que construimos con los demás, vive el reflejo de tu ser como un profundo sentido de existir no solo para reflejar apariencias sino reflejar la mirada del amor aquella que no solo llena espacios sino esencias del ser…


 

 Un campo de fresas…

“Todo comienza en la inmensidad de la selva, un día en la selva una pequeña ranita caminaba con su viejo violín, ella se acercó a una gran piedra al borde del río y decidió sentarse tomar su violín y comenzar a interpretar una bella melodía, un grupo de leones descansaba cerca del lugar al escuchar tan bella melodía quedaron perplejos y dejaron que esa música arrullara el atardecer, al pasar del tiempo llegó un viejo león sordo y sin pensarlo se comió a la ranita con el violín y sus notas...”.

Muchas veces escuchamos el sonido del amor, muchas veces somos sordos a sus notas, otras veces solo escuchamos opacas vibraciones de su cantar, otras veces somos incrédulos a lo que escuchamos por miedo a enamorarnos y lo peor es muchas veces solemos actuar como el viejo león. Alguien me dijo que el amor era como un campo de fresas que siempre encontrarías fresas rojas y dulces, otras verdes e insípidas pero que siempre te dejarías seducir por ellas.

Es fácil vivir con los oídos cerrados, es fácil cerrar nuestro ojos al campo de fresas, dejar de sentir el aroma de un campo de fresas, podrás recordar la melodía en un campo de fresas, ahora ¿dime tu en que se parece el amor a un gran campo de fresas?…


Probervio:

No digas todo lo que sabes,

no hagas todo lo puedes,

no creas todo lo oyes,

no gastes todo lo que tienes;

Porque:

el que dice todo lo que sabe,

el que hace todo lo que puede,

el que cree todo lo que oye,

el gasta todo lo que tiene;

Muchas veces:

dice lo que no conviene,

hace lo que no debe,

juzga lo que no ve,

gasta lo que no puede.


 

 ¿De dónde salió la mujer?

 La mujer salió de la costilla del hombre....

No de los pies para ser pisoteada,

Ni de la cabeza para ser superior,

Sino del lado para ser igual...

Debajo del brazo para ser protegida

Y al lado del corazón para ser Amada... 


 

Aprovecha el día

No dejes que termine sin haber alimentado tus sueños, no te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que és casi un deber, no abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y la poesía sí pueden cambiar el mundo, porque pase lo que pase, nuestra esencia está intacta. Somos seres humanos llenos de posibilidades, la vida es desierto y oasis, nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores, el silencio, la mayoría vive en un silencio espantoso, no te resignes, huye; Emite tu alarido sano por los techos de este mundo.

Valora la belleza de las cosas simples, y también la simpleza de la belleza.

No traiciones tus creencias, todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante, vívela intensamente sin mediocridades; piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes pueden enseñarte, no existe nadie tan sabio que no pueda aprender algo nuevo, como tampoco hombre tan simple que no tenga algo por enseñar. ¡¡Aprende!! Pero sobre todo aprende a vivir. ¡¡Enseña!! No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas... 


 

Proverbios Samurái

 

A la fuerza desmedida se la vence con técnica.

El que sabe medir su avance, nunca se estanca.

No mezquines tus conocimientos, pero tampoco te mezquines a los que saben más que tu.

Aprende a diferenciar el viento de la brisa, y podrás equilibrar la balanza.

La hoja del sable no alarga el brazo de aquel que ignora la virtud.

Líbrame de los malos pensamientos. Líbrame de la oscuridad de la desesperación. Cuando este afligido enciende una luz en la oscuridad que me envuelva. Concédeme que todos mis pensamientos sean buenos y puros. Concédeme que todas mis acciones sean para el bien de otros. Concédeme que sea positivo en mis pensamientos para que mi mente pueda fortalecerse con ellos. Yo soy el dueño de mi destino. Como pienso hoy, así seré mañana. Concédeme, en consecuencia que evite todos los pensamientos que causen aflicción a otros. Concédeme que mi espíritu se eleve dentro de mí para que pueda realizar fácilmente la tarea que me espera. Soy el dueño de mi destino.

Así sea.

Avanzando estos tres pasos, llegarás más cerca de los dioses:

Primero: Habla con verdad.

Segundo: No te dejes dominar por la cólera.

Tercero: Da, aunque no tengas más que muy poco que dar.


El árbol de manzanas

Hace mucho tiempo existía un enorme árbol de manzanas. Un pequeño niño lo amaba mucho y todos los días jugaba alrededor de él. Trepaba al árbol hasta el tope y él le daba sombra. Él amaba al árbol y el árbol amaba al niño.

Pasó el tiempo y el pequeño niño creció y el nunca más volvió a jugar alrededor del enorme árbol.

Un día el muchacho regresó al árbol y escuchó que el árbol le dijo triste:

"¿Vienes a jugar conmigo?" pero el muchacho contestó "Ya no soy el niño de antes que jugaba alrededor de enormes árboles. Lo que ahora quiero son juguetes y necesito dinero para comprarlos".

"Lo siento, dijo el árbol, pero no tengo dinero... Te sugiero que tomes todas mis manzanas y las vendas. De esta manera tú obtendrás el dinero para tus juguetes".

El muchacho se sintió muy feliz.

Tomó todas las manzanas y obtuvo el dinero y el árbol volvió a ser feliz.

Pero el muchacho nunca volvió después de obtener el dinero y el árbol volvió a estar triste.

Tiempo después, el muchacho regresó y el árbol se puso feliz y le preguntó: "¿Vienes a jugar conmigo?" "No tengo tiempo para jugar. Debo de trabajar para mi familia. Necesito una casa para compartir con mi esposa e hijos¿Puedes ayudarme?..
Lo siento, pero no tengo una casa, pero...tú puedes cortar mis ramas y construir tu casa".

El joven cortó todas las ramas del árbol y esto hizo feliz nuevamente al árbol, pero el joven nunca más volvió desde esa vez y el árbol volvió a estar triste y solitario.

Cierto día de un cálido verano, el hombre regresó y el árbol estaba encantado. "¿Vienes a jugar conmigo? le preguntó el árbol. El hombre contestó "Estoy triste y volviéndome viejo. Quiero un bote para navegar y descansar. ¿Puedes darme uno?". El árbol contestó: "Usa mi tronco para que puedas construir uno y así puedas navegar y ser feliz". El hombre cortó el tronco y construyó su bote. Luego se fue a navegar por un largo tiempo.

Finalmente regresó después de muchos años y el árbol le dijo: "Lo siento mucho, pero ya no tenga nada que darte ni siquiera manzanas". El hombre replicó "No tengo dientes para morder, ni fuerza para escalar...Por ahora ya estoy viejo".

Entonces el árbol con lágrimas en sus ojos le dijo, "Realmente no puedo darte nada.... la única cosa que me queda son mis raíces muertas". Y el hombre contestó: "Yo no necesito mucho ahora, solo un lugar para descansar. Estoy tan cansado después de tantos años". "Bueno, las viejas raíces de un árbol, son el mejor lugar para recostarse y descansar. Ven siéntate conmigo y descansa".

El hombre se sentó junto al árbol y este feliz y contento sonrió con lágrimas.

Esta puede ser la historia de cada uno de nosotros. El árbol son nuestros padres. Cuando somos niños, los amamos y jugamos con papá y mamá...

Cuando crecemos los dejamos... sólo regresamos a ellos cuando los necesitamos o estamos en problemas... No importa lo que sea, ellos siempre están allí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices. Tú puedes pensar que el muchacho es cruel contra el árbol, pero es así como nosotros tratamos a nuestros padres...

Valoremos a nuestros padres mientras los tengamos a nuestro lado y si ya no están, que la llama de su amor viva por siempre en tu corazón y su recuerdo te dé fuerza cuando estés cansado...


 Darle tiempo al Tiempo.

El tiempo, se encargará de sanar las heridas, si se le es permitido.

El tiempo, hará realidad los sueños, si en verdad se ha luchado por ellos.

El tiempo, llenará todos los vacíos, si estamos realmente abiertos y así lo queremos.

El tiempo, nos devolverá la paz que habíamos perdido, si hacemos algo por recuperarla.

El tiempo, puede encender de nuevo la llama de la ilusión, si así lo soñamos.

El tiempo, nos enseñará a vivir sin lo que se había perdido; si queremos aprenderlo.

El tiempo, puede fortalecer o matar un amor, sin ser culpable de lo que ocurra.

El tiempo, devuelve o quita la ilusión; dependiendo de nuestra fuerza interior.

El tiempo, logra que algunos caigan en la rutina, según como vivan la vida; No depende del tiempo lo que nos pase; hacemos parte del tiempo, pero se nos da la libertad de saberlo aprovechar o simplemente dejarlo pasar.

El tiempo no se devuelve, ni se detiene; camina a su ritmo; aunque a veces parezca que vuele o se estanque, según el momento que vivimos. El tiempo sana o hiere, quita u ofrece, mata o da vida, llena o vacía, sin ser culpable de lo que a su paso ocurra, porque no es él quien realmente actúa, somos nosotros los que vivimos en el tiempo.

El tiempo, transforma, renueva o envejece; pierde o recobra su valor según como le utilicemos, se gana y multiplica cuando vivimos intensamente lo que trae consigo en cada segundo que se nos regala; hay tiempo mal invertido, que se nos escapa aún sin haberlo vivido, es el tiempo que muchas veces pasa desapercibido y cuando se nos acaba sin avisar, nos lamentamos por lo que se pudo hacer, pensar y sentir y no lo hicimos.

Somos parte del tiempo, somos el resultado de lo que en el vivimos o generamos; somos los que quizás nos detenemos creyendo interrumpir su marcha, quedándonos en un pasado al que nos aferramos, o un presente que al parecer no avanza y aleja de nosotros la visión del futuro que se nos viene; olvidando que el tiempo no se detiene, porque pase lo que pase el reloj sigue corriendo, al mismo ritmo, marcando el paso que solo le da el tiempo.
Piensa tan solo que:

"El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos."


 

El viento de la ignorancia…

Un pájaro quería volar por encima de los acantilados, el era un pequeño que desde su nido veía elevarse a los demás y todos los días se preguntaba porque ellos extendían sus alas y se dejan llevar, y él a duras penas abría las alas y no se podía levantar, continuo por años preguntándose lo mismo cada mañana cuando llegaba el viento y sus amigos se alzaban al vuelo y lo único veía volar era su imaginación. Un día paso un alcatraz el cual lo vio y le pregunto que porque el siendo un pájaro tan grande no volaba y él le contesto que nunca había aprendido, que había visto por años a los demás volar pero que él jamás había podido. El alcatraz le respondió: que por más que viera volar a los demás para aprender no solo era necesario abrir las alas, sino entender que para subir hay que saber usarlas y que no era el viento lo que hacía subir a los demás, sino el saber usar el viento.

Muchas veces miramos volar a los demás y nos preguntamos ¿por qué ellos llegan más altos? y sin darnos cuenta nos quedamos en el nido viendo crecer nuestras alas pero nunca aprendiendo a usarlas, y no nos damos cuenta que el viento de la ignorancia siempre nos mantuvo en nuestro nido y no nos permitió elevarnos. 


Una historia sobre amistad.

Había una vez un hombre llamado Fleming, agricultor pobre de Inglaterra.

Un día mientras trataba de ganarse la vida para su familia, escuchó a alguien pidiendo ayuda desde un pantano cercano. Inmediatamente saltó hacia el pantano.

Allí, enterrado hasta la cintura en el lodo negro, estaba un niño aterrorizado, gritando luchando tratando de liberarse del lodo. El agricultor Fleming salvo al niño de lo que pudo ser una muerte lenta terrible.

Al día siguiente, un carruaje muy pomposo llegó hasta la finca del agricultor inglés.

Un noble inglés, elegantemente vestido, se bajó del vehículo y se presentó a sí mismo como el padre del niño que Fleming había salvado.

 "Yo quiero recompensarle," dijo el noble inglés. "Usted salvó la vida de mi hijo."

"No, yo no puedo aceptar una recompensa por lo que hice," respondió el agricultor inglés, rechazando la oferta.

En ese momento el propio hijo del agricultor salió a la puerta de la casa de la familia.

"¿Es ese su hijo?" le preguntó el noble inglés.

"Si," -respondió el agricultor lleno de orgullo.

"Le voy a proponer un trato: Déjeme llevarme a su hijo y ofrecerle una buena educación. Si él es parecido a su padre crecerá hasta convertirse en un hombre del cual usted estará muy orgulloso."

El agricultor aceptó.

Con el paso del tiempo, el hijo de Fleming el agricultor se graduó en la Escuela de medicina, y se convirtió en un personaje conocido a través del mundo, el notorio Sir Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.

Algunos años después, el hijo del noble inglés, cayó enfermo de pulmonía. Lo salvó La Penicilina.

El nombre del noble inglés: Randolph Churchill.

El nombre de su hijo: Sir Winston Churchill.

Alguien dijo una vez: "Siempre recibimos a cambio lo mismo que ofrecemos."


Las Cuatro Esposas

Había una vez un rey que tenía cuatro esposas. Él amaba a su cuarta esposa más que a las demás y la adornaba con ricas vestiduras y la complacía con las delicadezas más finas. Sólo le daba lo mejor. 

También amaba mucho a su tercera esposa y siempre la exhibía en los reinos vecinos. Sin embargo, temía que algún día ella se fuera con otro.

También amaba a su segunda esposa. Ella era su confidente y siempre se mostraba bondadosa, considerada y paciente con él. Cada vez que el rey tenía un problema, confiaba en ella para ayudarle a salir de los tiempos difíciles. 

La primera esposa del rey era una compañera muy leal y había hecho grandes contribuciones para mantener tanto la riqueza como el reino del monarca. Sin embargo, él no amaba a su primera esposa y aunque ella le amaba profundamente, apenas si él se fijaba en ella.

Un día el rey enfermó y se dio cuenta que le quedaba poco tiempo.  Pensó acerca de su vida de lujo y caviló: "Ahora tengo cuatro esposas conmigo pero, cuando muera, estaré solo."  Así que le preguntó a su cuarta esposa: "Te he amado más que a las demás, te he dotado con las mejores vestimentas y te he cuidado con esmero. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "¡Ni pensarlo!", contestó la cuarta esposa y se alejó sin decir más palabras. Su respuesta penetró en su corazón como un cuchillo afilado.

El entristecido monarca le preguntó a su tercera esposa: "Te he amado toda mi vida. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?"  "¡No!", contestó su tercera esposa.  "¡La vida es demasiado buena!  Cuando mueras, pienso volverme a casar"  Su corazón experimentó una fuerte sacudida y se puso frío. 
Entonces preguntó a su segunda esposa: "Siempre he venido a ti por ayuda y siempre has estado allí para mí. Cuando muera, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?"  "Lo siento, ¡no puedo ayudarte esta vez!", contestó la segunda esposa. "Lo más que puedo hacer por ti es enterrarte".  Su respuesta vino como un relámpago estruendoso que devastó al rey.

Entonces escuchó una voz: "Me iré contigo y te seguiré doquiera que tu vayas". El rey dirigió la mirada en dirección de la voz y allí estaba su primera esposa. Se veía tan delgaducha, sufría de desnutrición.  Profundamente afectado, el monarca dijo: "Debí haberte atendido mejor ¡cuando tuve la oportunidad de hacerlo!" 

En realidad, todos tenemos cuatro esposas en nuestras vidas. Nuestra cuarta esposa es nuestro cuerpo. No importa cuánto tiempo y esfuerzo invirtamos en hacerlo lucir bien, nos dejara cuando muramos.

Nuestra tercera esposa es nuestras posesiones, condición social y riqueza. Cuando muramos, irán a parar a otros. 

Nuestra segunda esposa es nuestra familia y amigos. No importa cuánto nos hayan sido de apoyo a nosotros aquí, lo más que podrán hacer es acompañarnos hasta el sepulcro. 
Y nuestra primera esposa es nuestro espíritu, frecuentemente ignorado en la búsqueda de la fortuna, el poder y los placeres del ego. Sin embargo, nuestro espíritu es lo único que nos acompañará doquiera que vayamos.


Cómo Arreglar el Mundo

Un científico vivía preocupado con los problemas del mundo y estaba resuelto a encontrar medios para disminuirlos. Pasaba días encerrado en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas. Cierto día, su hijo, de siete años, invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.  El científico, nervioso por la interrupción, intentó hacer que el hijo fuera a jugar a otro sitio. Viendo que sería imposible sacarlo de allí el padre procuró algo para darle al hijo con el objetivo de distraer su atención...

De repente tomó un planisferio de una revista, y, con una tijera, recortó el mapa en varios pedazos. Junto con un rollo de cinta adhesiva lo entregó al hijo diciendo:

— ¿A ti te gustan los rompecabezas?  Entonces voy a darte el mundo para arreglarlo.  Aquí está el mundo todo roto. ¡Mira si puedes arreglarlo bien!  Hazlo todo solo.

Calculó que al niño le llevaría días para recomponer el mapa. Algunas horas después, oyó la voz del hijo que le llamaba calmamente:

—Padre, padre, ya he hecho todo.  ¡Conseguí terminar todo!

Al principio el padre no dio crédito a las palabras del hijo: "¿Sería imposible a su edad haber conseguido recomponer un mapa que jamás había visto?" Entonces el científico levantó los ojos de sus anotaciones seguro que vería un trabajo digno de un niño. Para su sorpresa el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus sitios. ¿Cómo sería posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

—Tú no sabías cómo era el mundo, hijo mío.  ¿Cómo lo conseguiste?

—...Padre, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando tú quitaste el papel de la revista para recortar, yo vi que del otro lado había la figura de un hombre... Cuando tú me diste el mundo para arreglarlo, yo lo intenté pero no lo conseguí. Fue entonces que me acordé del hombre, di vuelta a los recortes y empecé a arreglar el hombre, que yo sabía cómo era. Cuando conseguí arreglar el hombre, di vuelta a la hoja y encontré que había arreglado al mundo...

La clave:   ¡Cambiar yo para que cambie el mundo!


EL ÁRBOL DE LOS AMIGOS

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices, por el simple hecho de que se hayan cruzado nuestro camino.

Algunas caminan a nuestro lado, viendo juntos muchas lunas pasar. Pero, en cambio, otras sólo las vemos durante la cortedad de un instante. A todas ellas las llamamos amigo. Existen muchos tipos de amigos. Tal vez, cada hoja de un árbol caracterice a uno de ellos. La primera hoja, la que nace del brote es el amigo madre, el amigo padre y nos muestran lo que es tener la vida. Después, viene el amigo hermano, con quien dividimos nuestro espacio, para que él florezca como nosotros. Luego, pasamos a conocer toda la familia de hojas, la cual respetamos y deseamos el bien.

Pero el destino nos trae otros amigos, los cuales ni tan siquiera sabíamos que se iban a cruzar en nuestro camino. Muchos de esos son denominados amigos del alma. Son sinceros, verdaderos, saben cuando no estamos bien y conocen lo que nos hace feliz. A veces, uno de esos amigos del alma está en nuestro corazón. Eso le da brillo especial ante nuestros ojos, música a nuestros labios, ligereza a nuestros pies.

Pero también hay aquellos amigos que lo son por un tiempo. Tal vez, por unas vacaciones, o aún por un día, o una hora, quien sabe. Esos suelen colocar muchas sonrisas en nuestra cara, durante el tiempo que están cerca. Pero hablando de la amistad, no podemos olvidarnos de los amigos distantes, aquellos que se quedan en las puntas de las ramas, pero que cuando el viento sopla aparecen nuevamente entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va y el otoño se aproxima, y perdemos algunas de nuestras hojas. Algunas nacen en el próximo verano mientras otras permanecen por estaciones. Pero, lo que nos deja más felices es que las que se cayeron continúan cerca, continúan alimentando nuestra raíz con alegría. Con los recuerdos de los momentos maravillosos vividos mientras cruzaban nuestro camino.

Yo te deseo, hoja de mi árbol; paz, amor, salud, éxito, prosperidad, hoy y siempre, sencillamente por qué cada persona es única. Siempre nos deja algo de sí y se lleva algo de nosotros. Los hay que llevaron mucho, pero no hay los que no dejaron nada. Y esa es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente que dos almas no se encuentran por casualidad. 


UNA HISTORIA INTERESANTE Y.... PARA PENSAR

La quise desde siempre pero ella nunca lo supo. Los años fueron pasando y yo seguí muy de cerca su vida, sus noviazgos, su casamiento. Estuve a su lado cuando nacieron sus hijos y hasta fui el padrino de uno de ellos.

Su rostro se iluminaba cuando me veía, su sonrisa me turbaba. Yo la amaba, pero ella no lo sabía, era mi amor imposible. Nunca me case, quería vivir para ella. Jamás me atreví a insinuarle nada cerca de mis sentimientos y........un día ella enfermo...... todo paso muy rápido, sabíamos que moriría pronto. Fui a verla, me quedaba largos ratos a su lado, y ya no había alegría en su rostro pálido.

En un momento sentí que su mano se apretaba fuertemente a la mía, abrió sus ojos, tristes, llorosos.

Sus labios susurraron las palabras que siempre espere pero jamás creí llegar a escuchar. Muy suave, lentamente, me dijo: mi amor, gracias por todo lo que me diste. Te diré un secreto, te quiero, te ame como a nadie en este mundo pero nunca me anime a contártelo, tuve miedo.... que no me amaras.


 ¿Qué Es el Amor?

— ¿Qué es el amor?

—La ausencia total de miedo —dijo el Maestro.

— ¿Y qué es a lo que tenemos miedo?

—Al amor —respondió el Maestro.


 Lo Que el Mundo Necesita

Un anciano muy pobre se dedicaba a sembrar árboles de mango.  Alguien le dijo:

— ¿Cómo es que a su edad se dedica a plantar mangos?  ¡Tenga por seguro que no vivirá lo suficiente para consumir sus frutos!

El anciano respondió apaciblemente:

—Toda mi vida he comido mangos de árboles sembrados por otros.  ¡Que los míos rindan frutos para quienes me sobrevivan!

Habitamos un universo espléndido en el que todo y todos tienen algo que ofrecer.  Los árboles dan, los ríos dan, la tierra da, el sol y la luna y las estrellas dan.  ¿De dónde, pues, esa ansiedad por tomar, recibir, amasar, juntar, acumular, sin dar nada a cambio?  Todos podemos dar algo, por pobres que seamos.  Podemos ofrecer pensamientos agradables, dulces palabras, sonrisas radiantes, conmovedoras canciones, una mano firme y tantas otras cosas que alivian a un corazón herido.

Más que dinero, lo que el mundo necesita es amor... y amistad.


 No juzgues a otros porque son diferentes

Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina. El hombre se dirige al chino y le pregunta:

—Disculpe, Señor, pero, ¿cree usted que de verdad el difunto vendrá a comer el arroz?

—Sí, —responde el chino— cuando el suyo venga a oler sus flores...

Moraleja: Respetar las opiniones del otro es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener. Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente. No juzgues, solamente intenta comprender.


TÁCTICA 

Dicen que una vez, había un ciego sentado en un parque, con una gorra a sus pies y un cartel en el que, escrito con tiza blanca, decía: "POR FAVOR AYÚDEME, SOY CIEGO". Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue. Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna. Ahora su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconociendo sus pasos le preguntó si había sido él quien reescribió su cartel y sobre todo, qué era lo que había escrito allí. El publicista le contestó: -"Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". 
Sonrió y siguió su camino. El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía:

 

"ESTAMOS EN PRIMAVERA, 

Y... YO NO PUEDO VERLA"

Cambiemos de TÁCTICA cuando algo no nos sale, y verás que puede que resulte mejor de esa manera. 


 El Valor de la Mujer

Cuenta la leyenda que al principio del mundo cuando Dios decidió crear a la mujer encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.  Ante este dilema y después de profunda meditación, hizo esto:

Tomó la redondez de la luna.

Las suaves curvas de las olas.

La tierna adhesión de la enredadera.

El trémulo movimiento de las hojas.

La esbeltez de la palmera.

El tinte delicado de las flores.

La amorosa mirada del ciervo.

La alegría del sol y las gotas del llanto de las nubes.

La inconstancia del viento y la fidelidad del perro.

La timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real.

La suavidad de la pluma de un cisne y la dureza del diamante

La dulzura de la paloma y la crueldad del tigre.

El ardor del fuego y la frialdad de la nieve.

Mezcló tan desiguales ingredientes, formó a la mujer y se la dio al hombre.

Después de una semana, vino el hombre y le dijo:

—¡¡¡Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, parece que se divierte al hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella!!!

—Bien, contesto Dios y tomó a la mujer.

 Paso otra semana, volvió el hombre y le dijo:

—Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al contacto. Me cuidaba y protegía cuando lo necesitaba, me daba dulzura, ternura, comprensión y amor sin condiciones, por favor, Dios, devuélvemela, ¡¡¡porque no puedo vivir sin ella!!!

—Ya veo, dijo Dios, ahora valoras sus cualidades, eso me alegra mucho.  Claro que puedes tenerla de nuevo, fue creada para ti, pero no olvides cuidarla, amarla, respetarla y protegerla, porque de no hacerlo corres el riesgo de quedarte de nuevo sin ella...


  Perdonar y Agradecer

 

Dos amigos caminaban y en un determinado punto del viaje discutieron fuerte, y por la ira uno ofendió al otro, con insultos injustificados.  El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: "Hoy, mi mejor amigo me ofendió".  Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde decidieron bañarse. El que había sido ofendido comenzó a ahogarse, y le salvó su amigo.

Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra: "Hoy, mi mejor amigo me salvó la vida". Intrigado, el amigo preguntó: "¿Por qué después que te insulte escribiste en la arena y ahora en cambio escribes en una piedra?".

Sonriendo, el otro amigo respondió: "Cuando un amigo nos ofende, debemos escribir en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo. Pero cuando nos ayuda, debemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento podrá borrarlo".


Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez y la elegancia déjasela al sastre.


El Vuelo del Halcón

Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasado unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro, no sabía que le sucedía pues no se había movido de la rama donde lo dejó, desde el día que llegó.

El rey mandó a llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacerlo volar.

Al día siguiente el monarca decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a  la persona que hiciera volar al halcón. A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines. El rey le dijo a su corte:

—Traedme al autor de este milagro.

Su corte le llevó a un humilde campesino. El rey le preguntó:

—¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres acaso un mago?

Intimidado el campesino le dijo al rey:

 —Fue fácil, mi Señor, sólo corté la rama y el halcón voló, se dio cuenta de que tenía alas y se largó a volar.

Alcancemos alturas antes de que alguien nos corte nuestra rama.


Una lección de Informática
¿Cómo instalar el amor?

 

 CLIENTE: ¿Estoy llamando al departamento de Atención a Clientes?

EMPLEADO: Así es. Buenos días. ¿En qué puedo ayudarle?

Estuve revisando mi equipo y encontré un sistema que se llama AMOR pero no funciona. ¿Me puede ayudar con eso?

Seguro que sí. Pero yo no puedo instalárselo; tendrá que instalarlo usted mismo, yo lo oriento por teléfono, ¿le parece?

Si, puedo intentarlo. No sé mucho de estas cosas, pero creo que estoy listo para instalarlo ahora. ¿Por dónde empiezo?

El primer paso es abrir tu CORAZÓN. ¿Ya lo localizaste?

Si, ya. ¿Pero hay varios programas ejecutándose en este momento? ¿No hay problema?

¿Cuáles son esos programas?

Déjame ver... Tengo DOLORPASADO.EXE, BAJAESTIMA.EXE, CORAJE.EXE y RESENTIMIENTO.COM ejecutándose en este momento.

No hay problema. AMOR borrará automáticamente DOLORPASADO.EXE de tu sistema operativo actual. Puede que se quede grabado en tu memoria permanente, pero ya no afectará otros programas. AMOR eventualmente reemplazara BAJAESTIMA.EXE con un módulo propietario del sistema llamado ALTAESTIMA.EXE. Sin embargo, tienes que apagar completamente los programas CORAJE.EXE y RESENTIMIENTO.COM. Estos programas evitan que AMOR se instale adecuadamente. ¿Los puedes apagar?

No sé cómo apagarlos. ¿Me puedes decir cómo?

Con mucho gusto. Ve al menú INICIO e invoca PERDON.EXE. Ejecútalo tantas veces como sea necesario hasta que CORAJE.EXE y RESENTIMIENTO.COM hayan sido borrados completamente.

Ok... listo. AMOR ha empezado a instalarse automáticamente. ¿Es esto normal?

Si. En breve recibirás un mensaje que dice que AMOR estará activo mientras CORAZÓN este vigente. ¿Puedes ver ese mensaje?

Si, si lo veo. ¿Ya se terminó la instalación?

Sí, pero recuerda que solo tienes el programa base. Necesitas empezar a conectarte con otros CORAZONES para poder recibir actualizaciones.

Oh, oh... Ya me apareció un mensaje de error. ¿Qué hago?

¿Qué dice el mensaje de error?

Dice "ERROR 412 - PROGRAMA NO ACTIVO EN COMPONENTES INTERNOS". ¿Qué significa eso?

No te preocupes, ese es un problema común. Significa que AMOR está configurado para ejecutarse en CORAZONES externos, pero no ha sido ejecutado en tu CORAZÓN. Es una de esas cosas técnicas complicadas de la programación, pero en términos no técnicos significa que tienes que "AMAR" tu propio equipo antes de poder "AMAR" a otros.

Entonces, ¿qué hago?

¿Puedes localizar el directorio llamado "AUTO ACEPTACIÓN"?

Si, aquí lo tengo.

Excelente, aprendes rápido.

Gracias.

De nada. Haz "clic" en los siguientes archivos para copiarlos al directorio MICORAZON: AUTOPERDON.DOC, AUTOESTIMA.TXT, VALOR.INF y REALIZACION.HTM. El sistema reemplazara cualquier archivo que haga conflicto y entrará en un modo de reparación para cualquier programa dañado. También, debes eliminar AUTOCRITICA.EXE de todos los directorios, y después borrar todos Los archivos temporales y la papelera de reciclaje, para asegurar que se borre completamente y nunca se active.

Entendido. Ahora Mi CORAZÓN se está llenando con unos archivos muy bonitos. SONRISA.MPG se está desplegando en mi monitor e indica que CALOR.COM, PAZ.EXE y FELICIDAD.COM se está replicando en todo mi CORAZON.

Eso indica que AMOR está instalado y ejecutándose. Ya lo puedes manejar de aquí. Una cosa más antes de irme...

¿Sí?

AMOR es un software sin costo. Asegúrate de dárselo, junto con sus diferentes módulos, a todos los que conozcas y te encuentres.

EJECUTA TU PROGRAMA "CORAZÓN" 


QUEDA PROHIBIDO

 

Queda prohibido llorar sin aprender,

levantarte un día sin saber qué hacer,

tener miedo a tus recuerdos.

 

Queda prohibido no sonreír a los problemas,

no luchar por lo que quieres,

abandonarlo todo por miedo,

no convertir en realidad tus sueños.

 

Queda prohibido no demostrar tu amor,

hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.

 

Queda prohibido dejar a tus amigos,

no intentar comprender lo que vivieron juntos,

llamarles solo cuando los necesitas.

 

Queda prohibido no ser tú ante la gente,

fingir ante las personas que no te importan,

hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,

olvidar a toda la gente que te quiere.

 

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,

tener miedo a la vida y a sus compromisos,

no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

 

Queda prohibido echar a alguien de menos sin

alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,

todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,

olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

 

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,

pensar que sus vidas valen más que la tuya,

no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

 

Queda prohibido no crear tu historia,

no tener un momento para la gente que te necesita,

no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

 

Queda prohibido no buscar tu felicidad,

no vivir tu vida con una actitud positiva,

no pensar en que podemos ser mejores,

no sentir que sin ti este mundo no sería igual.


¿Dónde Están las Manos de Dios?

 

Cuando observo el campo sin arar, cuando los aperos de labranza están olvidados, cuando la tierra está quebrada, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?

Cuando observo la injusticia, la corrupción, el que explota al débil; cuando veo al prepotente pedante enriquecerse del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino carente de recursos para defender sus derechos, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?

Cuando contemplo a esta anciana olvidada, cuando su mirada es nostalgia y balbucea todavía algunas palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?

Cuando veo al moribundo en su agonía llena de dolor, cuando observo a su pareja y a sus hijos deseando no verle sufrir; cuando el sufrimiento es intolerable y su lecho se convierte en un grito de súplica de paz, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?

Cuando miro a ese joven antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol, cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora harapos sin rumbo ni destino, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?

Cuando a esa chiquilla, que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar su existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale a vender su cuerpo, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?

Cuando aquel pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico, su miserable cajita de dulces sin vender, cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán titiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito, cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanzas vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto: ¿Dónde estarán las manos de Dios?


 Y me enfrento a Él y le pregunto:

 

 — ¿Dónde están tus manos, Señor?, para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados.

Después de un largo silencio escuche su voz que me reclamó:

—No te das cuenta que tú eres mis manos, atrévete a usarlas para lo que fueron hechas, para dar amor y alcanzar estrellas.

Y comprendí que las manos de Dios somos "TÚ y YO", los que tenemos voluntad, el conocimiento y el coraje para luchar por un mundo más humano y justo, aquellos cuyos ideales sean tan altos que no puedan dejar de acudir a la llamada del destino, aquellos que, desafiando el dolor, la crítica y la blasfemia se reten a sí mismos para ser las manos de Dios.

—Señor, ahora me doy cuenta que mis manos están sin llenar, que no han dado lo que deberían dar, te pido perdón por el amor que me distes y que no he sabido compartir, las debo de usar para amar y conquistar la grandeza de la Creación.

El mundo necesita esas manos, llenas de ideales y estrellas, cuya obra magna sea contribuir día a día, a forjar una nueva civilización, que busquen valores superiores, que compartan generosamente lo que Dios nos ha dado y puedan al final llegar vacías porque entregaron todo el amor para lo que fueron creadas y Dios seguramente dirá:

 

—¡ESAS SON MIS MANOS!


El Día y la Noche

 

El maestro caminaba con sus discípulos. Enseñaba valiéndose de preguntas llenas de contenido, acertijos que guardaban en sí toda la sabiduría de la vida. Y siempre sorprendía a sus discípulos con sus sabias enseñanzas.

En cierta ocasión, mientras anochecía, preguntó a sus discípulos si sabían decir cuando acababa la noche y comenzaba el día.

El primero de ellos dijo:

—Cuando ves a un animal a distancia y puedes distinguir si es una vaca o un caballo.

—No —dijo el maestro.

—Cuando miras un árbol a distancia y puedes distinguir si es pino o eucalipto.

—Tampoco —dijo el maestro.

—Está bien —dijeron los discípulos—, decidnos, ¿cuándo es?

—Cuando miras a un hombre al rostro y reconoces en él a tu hermano; cuando miras a la cara a una mujer y reconoces en ella a tu hermana. Si no eres capaz de esto, entonces, sea la hora que sea, aún es de noche para ti.


La amistad es una senda

La mayor riqueza que un hombre puede poseer, lo más valiosa por encima de todas las cosas, es la amistad, por lo general no surge de la noche a la mañana.

Por ella paseas, a lo largo de tu vida, algunas veces es muy largo y placentero, y otras con trampas que nos hacen caer, produciéndonos heridas dolorosas, cuando esto sucede, es mejor alejarse, no sin antes aprender de esa experiencia y perdonar.

Siembra en ella cariño, alegría, sinceridad fidelidad y bondad.

Camina siempre con la frente en alto, el corazón abierto y el alma presta a perdonar.

Tenemos amigos en las distintas estaciones de nuestra vida. Le damos igualmente diferentes grados de importancia y trascendencia.

Nace de inquietudes, pasatiempos o intereses comunes.

Algunas tardan años en formarse y otras tan solo con unos minutos.

Veras como con los años esta amistad se convierte en una eterna... hermandad.

Lo que hace mágica la amistad es ese don que tiene para crear esperanza, en medio de la desolación y la capacidad de hacer ver a nuestros amigos sus cualidades, recursos y espiritualidad interior.

Los amigos son la luz que día a día ilumina nuestra alma.

Siempre debemos estar agradecidos por su amistad, los de aquí, los de allá, los presentes y los ausentes, los reales y los imaginarios, a aquellos que lo han sido en momentos maravillosos e importantes y a aquellos que diciéndose amigos nos han lastimado.

Con todos seguiré caminando esta senda hasta el final.


El Muchachito de Mal Carácter

Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter.  Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.  El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta. Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta.

Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, éste le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta.

Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta.  Le dijo:

—Has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma.  Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves.

Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastara, y la cicatriz perdurara para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.

Los amigos son en verdad una joya rara. Ellos te hacen reír y te animan a que tengas éxito. Ellos te prestan todo, comparten palabras de elogio y siempre quieren abrirnos sus corazones. Muestra a tus conocidos y amigos cuanto te importan. 


Samadhi

El viento paró.  Las aves callaron respetuosas.  El cielo entero pareció detenerse a escuchar mientras dentro del alma del santo ermitaño una voz silenciosa parecía elevarlo a otros mundos: Solo cuando el Alma habla las palabras viven.  Solo cuando el corazón es libre puede el amor ser expresado.  Solo cuando el oído escucha, el verbo actúa.  Solo si los ojos son puestos en la luz pueden los pasos ser dirigidos correctamente.  Solo si el pensamiento calla, el Maestro habla.  Solo en la ausencia de deseos puede la paz florecer.  Solo cuando los ídolos caen puede ser encendida la antorcha de la libertad.  Solo trascendiendo la pequeñez del ser se llega al santuario interior.  Solo en la ausencia de la personalidad, Él revela su plan.  Solo disolviendo la ilusión del tiempo y el espacio se comprende al espíritu...

... Las horas pasaron y el sol brilló nuevamente en el horizonte.  Y el santo anciano se sumergió en el Samadhi para despertar en los reinos del más allá.


El Secreto de la Felicidad

Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad.  El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llegó a un hermoso castillo, en lo alto de la montaña.  Allí vivía el sabio que buscaba.

Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas conversando en los rincones, una pequeña orquesta que tocaba melodías suaves y una mesa repleta de los más deliciosos manjares de aquella región del mundo.

El sabio conversaba con todos, y el joven tuvo que esperar dos horas para que lo atendiera.  El sabio escuchó atentamente el motivo de su visita, pero le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el Secreto de la Felicidad. Le sugirió que diese un paseo por su palacio y volviese dos horas más tarde.

—Pero quiero pedirte un favor —añadió el sabio entregándole una cucharita de té en la que dejó caer dos gotas de aceite—. Mientras caminas, lleva esta cucharita y cuida que el aceite no se derrame.

El joven comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio manteniendo siempre los ojos fijos en la cuchara.  Pasadas las dos horas, retornó a la presencia del sabio.

—¿Qué tal? —Preguntó el sabio— ¿Viste los tapices de Persia que hay en mi comedor? ¿Viste el jardín que el Maestro de los Jardineros tardó diez años en crear? ¿Reparaste en los bellos pergaminos de mi biblioteca?

El joven avergonzado, confesó que no había visto nada.  Su única preocupación había sido no derramar las gotas de aceite que el Sabio le había confiado.

—Pues entonces vuelve y conoce las maravillas de mi mundo, dijo el Sabio.  No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.

Ya más tranquilo, el joven tomó nuevamente la cuchara y volvió a pasear por el palacio, esta vez mirando con atención todas las obras de arte que adornaban el techo y las paredes.

Vio los jardines, las montañas a su alrededor, la delicadeza de las flores, el esmero con que cada obra de arte estaba colocada en su lugar.  De regreso a la presencia del Sabio, le relató detalladamente todo lo que había visto.

—¿Pero dónde están las dos gotas de aceite que te confié?, preguntó el Sabio.  El joven miró la cuchara y se dio cuenta de que las había derramado.

—Pues éste es el único consejo que puedo darte —le dijo el más Sabio de todos los Sabios—.  El Secreto de la Felicidad está en mirar todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse nunca de las dos gotas de aceite en la cuchara.

 “El Secreto de la Felicidad está en saber disfrutar de los grandes placeres de la vida sin olvidar las pequeñas cosas que tenemos a nuestro alcance"...

…Que seas feliz amig@.

Os dejo con vuestros pensamiento hasta el 2.011


El amor más grande del mundo.

 

El día que mi María José nació, en verdad no sentí gran alegría porque la decepción que sentía parecía ser más grande que el gran acontecimiento que representa tener hijo. Yo quería un varón. A los dos días de haber nacido, fui a buscar a mis dos mujeres, una lucia pálida y la otra radiante y dormilona. En pocos meses me dejo cautivar por la sonrisa de María José y por el negro de su mirada fija y penetrante, fue entonces cuando empecé a amarla con locura, su carita, su sonrisa y su mirada no se apartaban ni un instante de mi pensamiento todo se lo quería comprar, la miraba en cada niño o niña, hacia planes, todo seria para mi María José.

Este relato era contado a menudo por Randolf, el padre de María José: Yo también sentía gran afecto por la niña que era la razón más grande para vivir de Randolf, según decía el mismo.

Una tarde estaba mi familia y la de Randolf haciendo un picnic a la orilla de una laguna cerca de casa y la niña entabla una conversación con su papá, todos escuchábamos.

- Papi, cuando cumpla quince años, ¿Cuál será mi regalo?

- Pero mi amor si apenas tienes diez añitos, ¿No te parece que falta mucho para esa fecha?

-Bueno papi, tu siempre dices que el tiempo pasa volando, aunque yo nunca lo he visto por aquí.

La conversación se extendía y todos participamos de ella. Al caer el sol regresamos a nuestras casas.

Una mañana me encontré con Randolf enfrente del colegio donde estudiaba su hija quien ya tenía catorce años. El hombre se veía muy contento y la sonrisa no se apartaba de su rostro. Con gran orgullo me mostró el registro de calificaciones de María José, eran notas impresionantes, ninguna bajaba de diez puntos y los estímulos que les habían escrito sus profesores eran realmente conmovedores, felicite al dichoso padre y le invite a un café.

María José ocupaba todo el espacio en casa, en la mente y en el corazón de la familia, especialmente el de su padre.

Fue un domingo muy temprano cuando nos dirigíamos a misa, cuando María José tropezó con algo, eso creímos todos, y dio un traspié, su papá la agarra de inmediato para que no cayera.

Ya instalados en nuestros asientos, vimos como María José fue cayendo lentamente sobre el banco y casi perdió el conocimiento. La tomé en brazos mientras su padre, buscaba un taxi y la llevamos al hospital. Allí permaneció por diez días y fue entonces cuando le informaron que su hija padecía de una grave enfermedad que afectaba seriamente su corazón, pero no era algo definitivo, que debía practicarle otras pruebas para llegar a un diagnostico firme.

Los días iban transcurriendo, Randolf renuncio a su trabajo para dedicarse al cuidado de María José, su madre quería hacerlo pero decidieron que ella trabajaría, pues sus ingresos eran superiores a los de él.

Una mañana Randolf se encontraba al lado de su hija cuando ella le pregunta:

- ¿Voy a morir, no es cierto? Te lo dijeron los médicos.

- No mi amor, no vas a morir, Dios que es tan grande, no permitiría que pierda lo que más he amado en el mundo - respondió el padre.

- ¿Van a algún lugar? - ¿Pueden ver desde lo alto a las personas queridas? ¿Sabes si pueden volver?

- Bueno hija - respondió - en verdad nadie ha regresado de allá a contar algo sobre eso, pero si yo muriera, no te dejaría sola. Estando en el mas allá buscaría la manera de comunicarme contigo, en última instancia utilizaría el viento para venir a verte.

-¿Al viento? Replico María José. ¿Y cómo lo harías?

- No tengo la menor idea hija, solo sé que si algún día muero, sentirás que estoy contigo cuando un suave viento roce tu cara y una brisa fresca bese tus mejillas.

Ese mismo día por la tarde, llamaron a Randolf, el asunto era grave, su hija estaba muriendo, necesitaban un corazón pues el de ella no resistiría sino unos quince o veinte días más.

Un corazón. ¿Donde hallo un corazón? Lo vendían en la farmacia acaso, en el supermercado, o en una de esas grandes tiendas que propagan por radio y televisión. Un corazón. ¿Dónde?

Ese mismo mes, María José cumpliría sus quince años. Fue el viernes por la tarde cuando consiguieron un donante, las cosas iban a cambiar. El domingo por la tarde, ya María José estaba operada. Todo salió como los médicos lo habían planeado éxito total.

Sin embargo, Randolf no había vuelto por el hospital y María José lo extrañaba muchísimo. Su mama le decía que ya que todo estaba bien y que será el papá quien trabajaría para sostener la familia, María José permaneció en el hospital por quince días más, los médicos no habían querido dejarla ir hasta que su corazón estuviera firme y fuerte y así lo hicieron.

Al llegar a casa todos se sentaron en un enorme sofá y su mama con los ojos llenos de lágrimas le entrega una carta de su padre:

María José, mi gran amor: "Al momento de leer mi carta, debes tener quince años y un corazón fuerte latiendo en tu pecho, esa fue la promesa de los médicos que te operaron. No puedes imaginarte ni remotamente cuanto lamento no poder estar a tu lado en este instante. Cuando supe que ibas a morir sentí que yo también moriría contigo, y me preguntaba ¿qué podía hacer?...

Después de tanto pensar y sentir mil cosas dentro de mí, decidí finalmente que la mejor manera de hacer algo por ti era darle respuesta a una pregunta que me hiciste cuando tenías diez años y a la cual no respondí. Decidí hacerte el regalo más hermoso que nadie jamás ha hecho. Te regalo mi vida entera, sin condición alguna para que hagas con ella lo que creas que es mejor, sintiendo muchas cosas bellas y sabiendo que en el mundo lo más importante es que quieras vivir, ¡Vive hija! Te amo... También quiero que sepas que hoy, mañana y siempre estaré a tu lado... siempre. Te Amo y siempre te amaré, porque eres lo más grande y hermoso que Dios me ha dado... siempre estaré contigo, siempre TE AMARE...

María José lloro todo el día y toda la noche. Al día siguiente, fue al cementerio y se sentó sobre la tumba de su papá, lloro como nadie lo ha hecho y susurro:

- Papi ahora puedo comprender cuanto me amabas, yo también te amo aunque nunca te lo dije. Por eso también comprendo la importancia de decir "TE AMO". Y te pido perdón por haber guardado silencio...

En ese instante las copas de los árboles se movieron suavemente y cayeron algunas flores. Sintió María José que un suave viento rozo su cara y una brisa fresca beso sus mejillas. Alzo la mirada al cielo sintiendo una paz inmensa y dio gracias a Dios por eso. Se levanto y camino a casa con la alegría de saber que lleva en su corazón "el amor más grande del mundo".

http://www.youtube.com/watch?v=8suGjTXjQNE&feature=related


Enséñame...

 

A no querer más de lo que puedes dar...

A separar lo real de la fantasía...

A no mirar las cosas superficialmente...

A no ser tan transparente...

A ser fuerte para que nada me afecte...

A ser más sensible para no hacerte daño...

A mirar a través de tus ojos...

A sentir y darte aliento en las penas...

A estar en tus brazos y dejarme sentir...

A controlar mi ego...

A no sufrir cuando te siento alejarte...

A quererte cada día más...

A ser mejor de lo que he sido...

A no ser débil frente a ti...

A quererte y hacerte feliz...

A que nuestros semejantes también lo sean... 


HISTORIA DE AMOR

 

Erase una vez una pequeña isla, donde vivían todos los sentimientos: La Alegría, la Tristeza, la Vanidad, la Sabiduría, el Amor y otros.

Un día avisaron a los moradores de esta isla, que ésta iba a ser inundada. Muy asustado el Amor, se preocupó para que todos los sentimientos se salvasen. El avisaba a todos: "Huyan...la isla va a  ser inundada...huyan".

Todos corrieron y se embarcaron en lanchas para ir, hasta una montaña muy alta. Sólo el Amor no lo hizo, él quería estar un poco más en la isla.

Cuando el agua se acercaba cada vez más, él corrió a pedir ayuda.

Vio pasar a la Riqueza y le dijo: "Riqueza ¿me llevas contigo? y la riqueza le dijo: "No puedo, mi lancha está llena de oro y plata y tú no vas a caber".

Pasó entonces la Vanidad y el Amor le pidió:

"Vanidad ¿me llevas contigo?" y la vanidad le dijo. "No puedo, porque vas a ensuciar mi lancha nueva".

Pasó entonces la Tristeza, y le dijo: "Tristeza ¿puedo ir contigo?" y la tristeza le dijo: "Oh amor, estoy tan triste que prefiero ir solita".

Luego pasó la Alegría, mas la alegría estaba tan alegre que no vio al Amor.

Ya desesperado al saber que moriría ahogado; el Amor comenzó a llorar. Pasó entonces un barquito y le dijeron: "Sube Amor, yo te llevo". Y el Amor subió.

Estando ya en la parte alta de la montaña, el Amor le preguntó a la Sabiduría: "Sabiduría, ¿Quién era el del barquito que me trajo hasta aquí?

Y la Sabiduría le dijo: El Tiempo.

El Amor le replicó: ¿El tiempo? pero ¿por qué sólo el Tiempo me quiso traer?

Y la Sabiduría le contestó: "Porque sólo EL TIEMPO es capaz de ayudar a entender a un GRAN AMOR".


La vasija de agua desvencijada

 

Un aguatero en la India tenía dos grandes vasijas, cada una colgaba de cada extremo de un palo que llevaba a través del cuello.  Una de las vasijas tenía una rajadura en ella, y mientras que la otra estaba perfecta y siempre entregaba una porción completa de agua al final de una larga caminata desde el arroyo a la casa del patrón, la vasija desvencijada llegaba solamente medio llena. Por dos años enteros esto pasó diariamente, con el aguatero entregando solamente una vasija y media de agua al patrón de la casa.  De hecho, la vasija perfecta estaba orgullosa de sus logros, perfectos para el final al cual había sido hecha.  Pero la pobre vasija desvencijada estaba avergonzada de su propia imperfección, y miserable de que era capaz de solo lograr la mitad para lo que había sido hecha.

Después de dos años de lo que percibió como una amarga falla, habló al aguatero un día por el arroyo. "Yo estoy avergonzada de mi misma, y quiero disculparme con Usted." "¿Por qué?," preguntó el aguatero. "¿De qué está avergonzada?" "He sido capaz, por estos dos años pasados, de entregar solamente la mitad de mi carga porque esta rajadura en mi costado causa que el agua se fugue hacia afuera a lo largo de la vía hasta el regreso a la casa de su patrón.  A causa de mis fallas Usted ha tenido que hacer todo este trabajo y no consigue el valor completo de sus esfuerzos," dijo la vasija.  El aguatero se sintió triste por la vieja vasija desvencijada, y en su compasión dijo, "Cuando retorne a la casa de mi patrón,  quiero que observes las hermosas flores a lo largo del camino."

Evidentemente, a medida que fueron escalando el monte la vieja vasija desportillada notó al sol calentando las hermosas flores silvestres al lado del sendero, y esto la alegró algo.  Pero al final de la senda, aún se sintió mal porque estaba fugándose la mitad de su carga, y de nuevo se disculpó ante el aguatero por su falla. El aguatero dijo a la vasija,  "¿Notó que había flores solamente en su lado de la vía, pero no en el lado de la otra vasija? Eso era porque yo siempre he sabido de su falla, y saqué provecho de ella.  He plantado semillas de flores en su lado del camino, y cada día mientras que caminamos de regreso del arroyo, Usted las ha regado.  Por dos años he estado recogiendo estas hermosas flores para decorar la mesa de mi patrón. Si no es por ti, él no hubiera tenido esta belleza para agraciar su casa."

 Moraleja: Cada uno de nosotros tenemos nuestra propias y únicas fallas.  Todos somos vasijas desportilladas.  Pero son las rajaduras y fallas que cada uno de nosotros tenemos las que hacen las vidas juntas muy interesantes y remuneradoras.  Solo tienes que tomar a cada persona por lo que ella es, y mirar lo bueno en ella.  Hay cantidad de bondad allá.  ¡Hay cantidad de bondad en nosotros!  Bienaventurados los flexibles, porque ellos no se doblan fuera de forma.  ¡Recuerda apreciar a todas las diferentes personas en tu vida!  O como nos gustaría pensarlo, si no hubiera sido por las vasijas desvencijadas en nuestras vidas hubieran sido muy aburridas y nada tan interesantes Gracias a Ustedes, todas mis vasijas desvencijadas amigas.


Totalmente Pagado

Una tarde, un pequeño se acerco a su madre, que preparaba el almuerzo, y le entrego una hoja de papel en la que había algo escrito..... Después de secarse las manos en el delantal, ella leyó lo que decía...

     Por cortar el césped: 0.50 €

     Por limpiar mí cuarto esta semana: 1 €

     Por ir a la bodega en tu lugar: 0.50 €

     Por cuidar a mi hermano mientras ibas de compras al mercado: 0.25 €

     Por sacar la basura: 1 €

     Por tener una libreta con buenas notas: 5 €

     Por limpiar y barrer el patio: 2 €

         Total adeudado: 14.75 €

La madre miro al niño con fijeza; él aguardaba, lleno de expectativa.  Entonces ella tomo lápiz, y en el dorso de la misma hoja escribió:

     Por cargarte 9 meses en mi barriga: NADA

     Por tantas noches de desvelo, curarte y rezar por ti: NADA

     Por los problemas y el llanto que me has causado: NADA

     Por el miedo y las preocupaciones que me esperan: NADA

     Por las comidas, ropas y juguetes: NADA

     Por limpiarte la nariz: NADA

         COSTO TOTAL DE MI AMOR: NADA

Cuando el hijo terminó de leer lo que había escrito su madre, tenía los ojos llenos de lágrimas.  La miro a los ojos y le dijo:

—TE QUIERO MUCHO, MAMÁ... —luego tomó el lápiz y escribió:

—TOTALMENTE PAGADO

Es tan grande la figura de una MADRE, que hasta Dios quiso tener una..... 


Escucha el Silencio

—Toda palabra y toda imagen que se emplee para referirse a Dios tienen más de falseamiento que de descripción.

—Entonces, ¿cómo puede hablarse de Dios?

—Por medio del silencio.

—Y si es así, ¿por qué hablas tú con palabras?

El Maestro no pudo evitar reírse con todas sus ganas, y dijo:

—Cuando yo hablo, no debes escuchar las palabras.  Escucha el silencio.


 

El Maestro Desterrado

Las enseñanzas del Maestro no le habían gustado nada al gobierno, el cual le había desterrado del país.  Cuando los discípulos le preguntaron si nunca sentía nostalgia, el Maestro les dijo:

—No.

—¡Pero es inhumano no echar en falta la propia patria!—, protestaron ellos.

A lo cual respondió el Maestro:

—Cuando descubres que la creación es tu patria, dejas de ser un exiliado.


DICHO POR Albert Einstein 

Un ser humano es parte de un todo, llamado por nosotros universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto... algo así como una ilusión óptica de su conciencia. Esta falsa ilusión es para nosotros como una prisión que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto que profesamos a las pocas personas que nos rodean. Nuestra tarea debe ser el liberarnos de esta cárcel ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y a la naturaleza en conjunto en toda su belleza.


La Asamblea de la Carpintería

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El Martillo fue nombrado Director de Debates, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar: La causa, ¡hacía demasiado ruido! Y se la pasaba el tiempo golpeando. El Martillo aceptó la culpa, pero pidió que también fuera expulsado El Tornillo, dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. Ante el ataque El Tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión del Papel de Lija. Hizo ver que era muy áspera en el trato y siempre tenía fricciones con los demás. Y La Lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado El Metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

En ese momento entró el carpintero, se colocó el delantal e inició su trabajo. Utilizó El Martillo, El Papel de Lija, El Metro, y al Tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se transformó en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó su deliberación, fue entonces cuando tomó la palabra el Serrucho y dijo: Señores ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos. La asamblea encontró entonces que El Martillo era fuerte, El Tornillo unía y daba fuerza, La Lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que El Metro era preciso y exacto.


HISTORIA DE AMOR

Erase una vez una pequeña isla, donde vivían todos los sentimientos: La Alegría, la Tristeza, la Vanidad, la Sabiduría, el Amor y otros.

Un día avisaron a los moradores de esta isla, que ésta iba a ser inundada. Muy asustado el Amor, se preocupó para que todos los sentimientos se salvasen. El avisaba a todos: "Huyan...la isla va a  ser inundada...huyan".

Todos corrieron y se embarcaron en lanchas para ir, hasta una montaña muy alta. Sólo el Amor no lo hizo, él quería estar un poco más en la isla.

Cuando el agua se acercaba cada vez más, él corrió a pedir ayuda.

Vio pasar a la Riqueza y le dijo: "Riqueza ¿me llevas contigo? y la riqueza le dijo: "No puedo, mi lancha está llena de oro y plata y tú no vas a caber".

Pasó entonces la Vanidad y el Amor le pidió:

"Vanidad ¿me llevas contigo?" y la vanidad le dijo. "No puedo, porque vas a ensuciar mi lancha nueva".

Pasó entonces la Tristeza, y le dijo: "Tristeza ¿puedo ir contigo?" y la tristeza le dijo: "Oh amor, estoy tan triste que prefiero ir solita".

Luego pasó la Alegría, mas la alegría estaba tan alegre que no vio al Amor.

Ya desesperado al saber que moriría ahogado; el Amor comenzó a llorar. Pasó entonces un barquito y le dijeron: "Sube Amor, yo te llevo". Y el Amor subió.

Estando ya en la parte alta de la montaña, el Amor le preguntó a la Sabiduría: "Sabiduría, ¿Quién era el del barquito que me trajo hasta aquí?

Y la Sabiduría le dijo: El Tiempo.

El Amor le replicó: ¿El tiempo? pero ¿por qué sólo el Tiempo me quiso traer?

Y la Sabiduría le contestó: "Porque sólo EL TIEMPO es capaz de ayudar a entender a un GRAN AMOR".


La Mujer de la Limpieza

Durante el segundo mes en el colegio de primaria, nuestro profesor nos dio un test. Yo era un alumno concienzudo y rápidamente conteste a todas las preguntas, hasta que leí la última: ¿Cómo se llama la mujer que limpia el colegio? Seguramente era una broma.

Había visto la mujer de la limpieza en varias ocasiones. Era alta, con el pelo moreno, cincuentona, ¿pero cómo iba a saber su nombre? Entregué la hoja, dejando la última pregunta sin contestar.

Antes del fin de la clase, un alumno preguntó si se contaba la última pregunta en la nota final del test.

-Por supuesto que sí.- dijo el profesor – En vuestras vidas profesionales conoceréis a muchas personas. Todas son importantes. Merecen vuestra atención y preocupación, aun si solo les sonreís y decís Hola-

Nunca he olvidado aquella lección. También aprendí que se llamaba Dorotea.


El pavo y el toro

Un pavo estaba hablando con un toro: "Me gustaría poder treparme al tope de ese árbol, pero no tengo energías" decía. Bien, ¿por qué no pruebas un poco de mi mierda?, Dijo el toro. Está llena de nutrientes.

El pavo probo un poco de la mierda, y noto que realmente le dio suficiente fuerza para alcanzar la primera rama del árbol. Al siguiente día, después de comer otro poco de mierda, alcanzo la segunda rama. Finalmente, después de dos semanas, el estaba orgullosamente trepado en el tope del árbol.

Más tarde, sin embargo, el pavo fue repentinamente tumbado del árbol por un campesino, que le disparo.

Moraleja: Puedes llegar al tope a base de pura mierda, pero ella no te mantendrá ahí.


DICHO POR Albert Einstein

*  Si anhelamos con seguridad y pasión la seguridad, el bienestar y el libre desarrollo del talento de todos los hombres no hemos de carecer de los medios necesarios para conquistarlos.

*   Muchas son las cátedras universitarias, pero escasos los maestros sabios y nobles. Muchas y grandes son las aulas, más no abundan los jóvenes con verdadera sed de verdad y justicia.

*   Mientras somos jóvenes, los pensamientos pertenecen al amor. Después el amor pertenece a los pensamientos.

*   Soy lo suficientemente artista como para dibujar libremente sobre mi imaginación. La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación circunda el mundo. 


El Fruto del Perdón…

El silencio retoma mi vida reclamando en mi mente, el porqué de mi sufrir, el porqué de mi llorar, son muchas las gotas que caen de lluvia y aun puedo sentir el paso de cada ilusión por mi ser, debajo de este árbol frondoso y lejano lleno de frutos del ayer, aun siento frío, aun siento rabia, solo espero poder volver a sentir la caricia de sus manos en mi rostro, dejarme llenar de su sonrisa renovadora, de aquella que roba suspiros que se apagan en una lagrima brotando del fondo del ser, solo espero que mi hada la que porta en sus alas el destello del perdón me permita volver estar sin necesidad de ser, suelo pensar en razones que no parten del sentido sino del corazón y solo llegan al mismo fin, aquel en donde queremos gritar sin intentar ser oídos, en donde escondemos nuestro dolor con la intención de dejar de sentir, donde queremos dejarnos hundir en los manantiales del olvido, donde intentamos correr por el valle del no tiempo, pero nuestros pasos no llegan tan rápido como los recuerdos, hoy levanto mi mirada al sol y en el reflejo de mi llanto veo como los pétalos de la flor que sostiene mi existir han caído suavemente y ahora flotan muriendo en lo que fue mi dolor, veo un pequeño fruto a la sombra de este gigante de universos que fue mi fiel compañero y veo que no estoy solo, otros lindos seres que antes el dolor oscurecía para mi, van levantando su mirar conmigo y siento como todos volvemos a renacer, veo nuestros pétalos luchando por salir de nuevo a esa luz que antes los llenaba de color, ese fruto pequeño comienza a hacerse grande, siento su aroma, su piel y sedo ante su llamada, poco a poco me doy cuenta que ahora debo alimentarme de la esencia que nació a la sombra de mi dolor, que el fruto del perdón ha nacido con el tiempo de mi vivir y como todos los que ahora me rodean compartimos porque vemos que todo es amor, todo es vida e ilusión, pero cada paso se alimenta del fruto del perdón para llenarnos de fuerzas de seguir…


FÁBULA DEL TONTO

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de personas se divertían con el tonto del pueblo, un pobre infeliz de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños recados y recibiendo limosnas. 

Diariamente, algunos hombres llamaban al tonto al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 50 céntimos y otra de menor tamaño, pero de 1 €.

Él siempre tomaba  la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos. 

 Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, lo llamó aparte y le preguntó si todavía no había  percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos y éste le respondió:

- Lo sé señor, no soy tan tonto, vale la mitad, pero el día que escoja la otra, el jueguito se acaba y no voy a ganar más mi moneda.

Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:

La primera: Quien parece tonto, no siempre lo es.  

La segunda: ¿Cuáles son los verdaderos tontos de la historia?

La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.

Cuarto: Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una buena opinión de nosotros. Lo que importa no es lo que piensan los demás de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.

               

MORALEJA

'El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser tonto delante de un tonto que aparenta ser inteligente'...


Perspectivas

Un día un padre y su familia rica llevaron a su joven hijo a una excursión al campo con la tenaz intención de mostrarle la pobreza en la cual viven algunos. La familia pasó un día y una noche en la granja de una familia muy pobre. Al volver de la excursión el padre preguntó al hijo,

-¿Qué tal el viaje?-

-¡Muy bien, Papa!-

-¿Has visto la pobreza en la cual viven algunos?- preguntó el padre.

-¡Sí!-

-¿Y qué es lo que has aprendido?-

Respondió el hijo:

- Vi que tenemos nosotros un perro en casa y tienen ellos cuatro. Nosotros tenemos una piscina que llega hasta la mitad del jardín, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el jardín, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta el jardín, ellos tienen todo el horizonte.

Cuando el chico cesó de hablar su padre no sabía que decir.

El chico añadió:

- ¡Gracias papa por mostrarme lo pobres que somos!

Es verdad que todo depende según como lo mires. Si tienes amor, amigos, familia, salud, buen humor y una actitud positiva de la vida, ¡tienes todo!

No se puede comprar ninguna de estas cosas. Aunque tengas todas las posesiones materiales imaginables, suministros para el futuro, pero si eres pobre en el espíritu no tienes nada.


LUCHA HASTA VENCER

 

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran su maestra y sus compañeros.

Una mañana, llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas. Sacaron al niño inconsciente más muerto que vivo del edificio. Tenía quemaduras graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron de urgencia al hospital del condado.

En su cama, horriblemente quemado y semiinconsciente, el niño oía al médico que hablaba con su madre. Le decía que seguramente su hijo moriría -que era lo mejor que podía pasar, en realidad-, pues el fuego había destruido la parte inferior de su cuerpo.

Pero el valiente niño no quería morir. Decidió que sobreviviría. De alguna manera, para gran sorpresa del médico, sobrevivió. Una vez superado el peligro de muerte, volvió a oír a su madre y al médico hablando despacito. Dado que el fuego había dañado en gran manera las extremidades inferiores de su cuerpo, le decía el médico a la madre, habría sido mucho mejor que muriera, ya que estaba condenado a ser inválido toda la vida, sin la posibilidad de usar sus piernas.

Una vez más el valiente niño tomó una decisión. No sería un inválido; ¡caminaría! Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tenía capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida.

Finalmente, le dieron de alta. Todos los días, su madre le masajeaba las piernas, pero no había sensación, ni control, nada. No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca.

Cuando no estaba en la cama, estaba confinado a una silla de ruedas. Una mañana soleada, la madre lo llevó al patio para que tomara aire fresco. Ese día en lugar de quedarse sentado, se tiró de la silla. Se impulsó sobre el césped arrastrando las piernas.

Llegó hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardín de su casa. Con gran esfuerzo, se subió al cerco. Allí, poste por poste, empezó a avanzar por el cerco, decidido a caminar. Empezó a hacer lo mismo todos los días hasta que hizo una pequeña huella junto al cerco. Nada quería más que darle vida a esas dos piernas.

Por fin, gracias a los fervientes masajes diarios de su madre, su persistencia férrea y su resuelta determinación, desarrolló la capacidad, primero de pararse, luego caminar tambaleándose y finalmente caminar solo y después correr.

Empezó a ir caminando al colegio, después corriendo, por el simple placer de correr. Más adelante, en la universidad, formó parte del equipo de carrera sobre pista.

Y aun después, en el Madison Square Garden, este joven que no tenía esperanzas de que sobreviviera, que nunca caminaría, que nunca tendría la posibilidad de correr, este joven determinado, el Dr. Glenn Cunningham, ¡corrió el kilómetro más veloz del mundo! 

 


Capacidad a Prueba.

Un millonario promueve una fiesta en una de sus mansiones, y en determinado momento, pide silencio y la música para, y dice, mirando hacia la piscina donde criaba cocodrilos australianos..., el que logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganará todos mis carros...

Alguien se atreve?

Espantados, los invitados permanecen en silencio y el millonario insiste: El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganará todos mis carros y mis aviones...

¿Alguien se atreve?

El silencio impera, y una vez más, ofrece: El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro lado ganará todos mis carros, mis aviones y mis mansiones...... En este momento, alguien salta a la piscina. La escena es impresionante... Una lucha intensa, el hombre se defiende como puede, agarra la boca de los cocodrilos con pies y manos, tuerce la cola de los reptiles..... . DIOS MIO... Mucha violencia y emoción. Parecía una película de COCODRILO DUNDEE!!!

Después de algunos minutos de terror y pánico, sale el valiente hombre, lleno de arañazos, hematomas y casi muerto. El millonario se aproxima, lo felicita y le pregunta: ¿Donde quiere que le entregue los carros?

' Gracias pero no quiero sus carros... Sorprendido, el millonario pregunta: ¿Y los aviones, donde quiere que se los entregue?

Gracias, pero no quiero sus aviones.... Extrañado por la reacción del hombre, el millonario pregunta:

-¿Y las mansiones? Yo tengo una bella casa, no necesito de las suyas. Puede quedarse con ellas... No quiero nada que sea suyo...

Impresionado, el millonario pregunta: ¿Pero si Ud. no quiere nada de lo ofrecido, que quiere entonces? Y el hombre le respondió muy irritado: Encontrar al hijo de puta que me empujó a la piscina...

Moraleja: Somos capaces de realizar muchas cosas que a veces ni nosotros mismos creemos.... pero necesitamos un empujoncito y en ciertos casos.... hasta algún hijo de puta, es útil en nuestra vida......

 


LA HISTORIA DEL GALLO VIEJO

Un granjero sale de compras y regresa con un gallo joven para las gallinas del corral. El gallo joven mira a su alrededor, camina hasta donde está el gallo viejo y le dice: "Bueno viejo, llegó la hora de retirarte".

El gallo viejo le dice: "Vamos, no me digas que tu vas a poder con TODAS estas gallinas. ¡Mírame a mí como me han dejado! ¿Por qué no me dejas aunque sea aquellas dos gallinas viejas que están en el rincón?" Pero el gallo joven le contesta: "Ya vete viejo. Tú ya estás acabado y ahora soy yo quien está a cargo".

El gallo viejo le contesta: "Hagamos una cosa, jovencito. Vamos a echar una carrera alrededor de la finca. El que gane se queda con el control absoluto del gallinero". El gallo joven se echa a reír: "Vamos viejo, tú sabes muy bien que vas a perder. Pero para no ser injusto te voy a dejar que salgas primero".

 El gallo viejo arranca a correr. A los 15 segundos, el gallo joven sale corriendo detrás de él. Le dan la vuelta al portal de la casa corriendo y el gallo joven cada vez está más cerca. Ya está a sólo 15 centímetros detrás del gallo viejo y cada vez se le acerca más. Mientras tanto el granjero, sentado en su sitio de costumbre en el portal, ve a los dos gallos que pasan corriendo.

 Agarra la escopeta y -BOOM - le dispara al gallo joven y lo hace trizas. El granjero tristemente sacude la cabeza y dice: - "Coño, pero que suerte la mía…. el tercer gallo maricón que compro este mes.

Moraleja: No te metas con los VIEJOS. La edad y la experiencia siempre le ganan la partida a la juventud.


Con el tiempo aprendes

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes...

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día lloraras por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana, es demasiado incierto para hacer planes.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo.... ante una tumba..., ya no tiene ningún sentido...

Pero desafortunadamente....SOLO CON EL TIEMPO....

Y como aún es tiempo... mando muchísimos saludos a todos... para los que ya no estamos juntos, por todos los momentos buenos y malos que nos tocó vivir... y a todos con los que ahora estoy pasando momentos geniales... gracias por estar...

 

Y Recuerda Que: "EL HOMBRE SE HACE VIEJO MUY PRONTO Y SABIO MUY TARDE" JUSTAMENTE CUANDO YA NO HAY TIEMPO...


 Volar Sobre el Pantano

Si sientes que la vida no tiene sentido, que los problemas te están acabando, memoriza esta parábola:

"Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en el medio del pantano se había a acostumbrado a estar allí, comía gusanos del fango, y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.

"Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre hasta que cierto día un ventarrón destruyó su guarida, el árbol podrido fue tragado por el cieno y él se dio cuenta de que iba a morir.

"En un deseo repentino de salvarse comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo, le costó mucho trabajo porque había olvidado cómo volar pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso."

Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te está obligando a levantar el vuelo o a morir.

Nunca es tarde.  No importa lo que se haya vivido, no importa los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA, para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el cieno y volar alto y muy lejos del pantano.

 

Abandona la vida segura y cómoda.  Lánzate a la ruta incierta, llena de enigmas e inseguridades, y hazlo solitariamente.        


 

Bizcochos y Gaseosas

Había una vez un chiquillo que quiso conocer a Dios. Sabía que era un largo viaje hasta donde Dios vivía, así que se hizo la maleta con bizcochos y varias latas de bebida gaseosa y empezó su viaje.

Después de haber andado tres manzanas, vio a una anciana que estaba sentada en un banco de un parque viendo las palomas. El chiquillo se sentó al lado de ella y abrió su maleta. Estaba a punto de beber su bebida cuando se dio cuenta que la mujer parecía hambrienta, así que lo ofreció una magdalena. Ella lo aceptó muy agradecida y le sonrió.

Su sonrisa era tan maravillosa que él la quiso ver otra vez, así que le ofreció un poco de bebida también. Otra vez ella sonrió. El chiquillo estaba encantado.

Estuvieron toda la tarde allí, comiendo y sonriendo, sin decir una palabra.

Cuando empezó a anochecer, el chiquillo se dio cuenta de lo cansado que estaba y quiso ir a casa. Se levanto para irse, después de haber andado unos pocos pasos se volvió y corrió hacia la anciana, dándole un gran abrazo. Ella le dio su mejor sonrisa.

Cuando el chiquillo llegó a casa su madre se sorprendió de la alegría en su cara. Le preguntó; -¿Porqué estas tan contento hoy?- Él respondió; - He almorzado con Dios.- Antes de que su madre pudiera decir nada añadió; - ¿Sabes qué? ¡Tiene la sonrisa más bonita del mundo!

Mientras tanto, la anciana también volvió a su casa radiante de alegría. La mirada de paz dejo anonadado a su hijo. Él preguntó; - Madre, ¿Qué te ha hecho tan feliz, hoy?- Ella respondió- He comido bizcochos en el parque con Dios. Antes de que su hijo pudiera responder, añadió; -¿Sabes? Es mucho más joven de lo que esperaba.-

 

Muchísimas veces desestimamos el poder de una caricia, de una sonrisa, una palabra amable, alguien que te escuche, un complemento o el más pequeño acto de cariño; todos con el potencial de cambiar una vida. ¡No tomes a nadie por descontado y acepta con alegría a todos por igual!


 

¿QUE ES EL AMOR?

 

En una de las salas de un colegio había varios niños. Uno de ellos preguntó:

- Maestra... ¿qué es el amor?

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en hora de recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del amor.

Los chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:

- Quiero que cada uno muestre lo que trajo consigo.

El primer alumno respondió:

- Yo traje esta flor, ¿no es linda?

Cuando llegó su turno, el segundo alumno dijo:

- Yo traje esta mariposa. Vea el colorido de sus alas; la voy a colocar en mi colección.

El tercer alumno completó:

- Yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido.

Y así los chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio. Terminada la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido quieta durante todo el tiempo. Se sentía avergonzada porque no había traído nada. La maestra se dirigió a ella y le preguntó:

- Muy bien: ¿y tú?, ¿No has encontrado nada?

La criatura, tímidamente, respondió:

- Disculpe, maestra. Vi la flor y sentí su perfume; pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma por más tiempo. Vi también la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan feliz que no tuve el coraje de aprisionarla. Vi también el pichoncito caído entre las hojas, pero... al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí devolverlo al nido. Por lo tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor, la sensación de libertad de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito. ¿Cómo puedo mostrar lo que traje?

La maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había sido la única que logró percibir que sólo podemos traer el amor en el corazón. 


El Cuento de la Fresa

 

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. 
Entonces encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca. El rey preguntó: 
—¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío? 
—No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresas. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: "Intentaré ser Fresa de la mejor manera que pueda." 
Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Podéis disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor por ti, o puedes marchitarte en tu propia condena...


Cómo Se Hacen los Colores del Arco Iris

Erase una vez en que los colores del mundo comenzaron a reñir. Todos reclamaban que ellos eran el mejor, el más importante, el más útil, y el favorito.

El Verde dijo, "Claramente yo soy el más importante.  Soy el signo de vida y de esperanza.  Fui escogido para la yerba, los árboles y las hojas.  Sin mí, todos los animales morirían.  Miren el campo y verán que yo estoy en la mayoría."

El Azul interrumpió, "Ustedes solo piensan de la tierra, pero consideren los cielos y  el mar.  Es el agua la que es la base de la vida y es elevada por las nubes del mar profundo.  El cielo da espacio y paz y serenidad, sin mi paz Ustedes todos serían nada."

El Amarillo se rió, "Ustedes son todos tan serios. Yo traigo risa, regocijo, y calor al mundo. El sol es amarillo, la luna es amarilla, las estrellas son amarillas.  Cada vez que mire un girasol el mundo entero empieza a reír.  Sin mí no habría diversión."

El Naranja próximo empezó a tocar su trompeta. "Yo soy el color de la salud y la fortaleza. Puedo ser escaso, pero soy precioso porque sirvo las necesidades de la vida humana. Llevo las más importantes vitaminas.  Piensen en las zanahorias, las calabazas, naranjas, mangos, y papayas. Yo no ando rondando por ahí todo el tiempo, sino cuando lleno el cielo a la salida y puesta del sol, mi belleza es tan notable que ninguno da otro pensamiento a ninguno de Ustedes."

El Rojo no podía aguantar por más tiempo, gritó, "Yo soy el regente de todos Ustedes! Soy sangre — la sangre de la vida. Soy el color de la valentía.  Estoy dispuesto a pelear por una causa.  Traigo fuego en la sangre.  Sin mí, la tierra estaría tan vacía como la luna.  Soy el color de la pasión y del amor, la rosa roja, y la amapola."

El Púrpura se levantó a su plena altura. Era muy alto y habló con gran pompa. "Soy el color de la realeza y del poder. Los reyes, jefes, y obispos me han siempre escogido a mí, porque soy el signo de autoridad y sabiduría. La gente no me cuestiona ellos escuchan y obedecen."

Y así los colores fueron jactándose, cada uno convencido de su propia superioridad.  Su riña se puso cada vez más ruidosa. Súbitamente hubo un relámpago de luz brillante, el trueno tronó y retumbó.

La lluvia empezó a caer sin clemencia. Los colores se agacharon de miedo, acercándose los unos a los otros para confortarse. En medio del clamor, la lluvia empezó a hablar:

"Ustedes tontos colores, peleándose entre Ustedes, cada uno tratando de dominar al resto.  ¿No saben que cada uno de Ustedes fue hecho con un propósito especial, único y diferente? Únanse de las manos y vengan conmigo." Haciendo como a ellos se les dijo los colores se unieron y unieron sus manos.  La lluvia continuó: "desde ahora en adelante, cuando llueva, cada uno de Ustedes se estirará a través del cielo en un gran arco de color como un recordatorio de que Ustedes todos pueden vivir en paz. El Arco Iris es un signo de esperanza para el mañana."

 

Y así, siempre que una buena lluvia lava al mundo, y un arco iris aparece en el cielo, recordemos en apreciarnos los unos a los otros.


 

Manifiesto en favor de la Lectura.

La cultura cambia nuestras vidas, nos hace más felices y mejores y abre ante nosotros todo un mundo de posibilidades. La economía, la riqueza, el dinero nos hacen más ricos pero no mejores, ni más lúcidos, ni más luchadores, ni más solidarios. El dinero convierte una sociedad pobre en una sociedad opulenta, o por lo menos parte de ella, pero no mejor.

De ahí que la lectura que constituye una de las grandes armas de la cultura, además de ser una fuente inagotable de placer porque pone en marcha nuestras facultades mentales, como la fantasía, la memoria, la experiencia o la inteligencia, sea uno de los elementos más importantes para que la cultura llegue al interior de nuestras conciencias.

Sólo la cultura puede transmitirnos la necesidad profunda de conocer y defender todos los derechos humanos pero sobre todo los derechos fundamentales de igualdad, justicia y libertad; a través de ella llegaremos a sentir el horror que provocan las desigualdades a que están sometidos tantos seres humanos por cuestiones raciales, religiosas, culturales y económicas, y entenderemos el descalabro que supone para ellos la falta de educación, la pobreza, la vida en países asolados por conflictos armados.

Porque con la lectura salimos del reducto de nuestro pequeño mundo, el que hemos heredado o que nos han impuesto, y vemos la vida y sus conflictos con los ojos de los demás.

Por esto son importantes los libros y el placer que proporciona su lectura, porque ayudan a desarrollar nuestra mente, nuestra imaginación, nuestras emociones pero sobre todo nuestra inteligencia.

A veces, tanto si somos niños como adultos como ancianos, leer se nos hace difícil porque no estamos hechos al movimiento de nuestra mente y nos sentimos cansados, contrariamente a lo que ocurre cuando practicamos tantos placeres pasivos que dejan a nuestro intelecto inmóvil y tan vacío como estaba antes de comenzar.

Pero si seguimos fieles a la lectura entramos poco a poco en el infinito y complejo mundo de una realidad que no tiene fin, que abarca toda la historia de todos los tiempos, toda la creación que han sido capaces de llevar a cabo los que nos han precedido y los que viven todavía hoy entre nosotros, y alcanzamos un placer distinto, el de la plenitud que sentimos al recrear, como verdaderos creadores, la historia que estamos  leyendo, y al poner en marcha intelecto, emociones, creatividad y más curiosidad para ir en busca de más conocimiento y de más imaginación.

Con la lectura aprendemos a mirar a nuestro alrededor, al mundo en que vivimos, a tener nuestro propio criterio sobre lo que ocurre en él, y en consecuencia a ser más libres y a no aceptar lo que nos digan los poderosos o los que pretenden convencernos o imponer en beneficio propio sus ideas, sin que antes haya pasado por nuestro intelecto que ya está preparado para emitir juicios y tomar decisiones propias, ni heredadas ni aceptadas a ciegas.

Así es como podremos convertirnos en personas lúcidas y conscientes, capaces de luchar, cada cual a su manera y con sus posibilidades, por nuestros derechos y los derechos de los demás.

Porque el conocimiento nos hace solidarios, y no actuamos por obligación, ni por deber, ni siquiera por caridad con los más necesitados, sino por justicia. Porque caminamos en libertad y sólo así podremos ayudar a construir un mundo mejor.

 

Rosa Regás


 

El Roble y la Hiedra

Un hombre edificó su casa. Y la embelleció con un jardín interno. En el centro plantó un roble. Y el roble creció lentamente. Día a día echaba raíces y fortalecía su tallo, para convertirlo en tronco, capaz de resistir los vientos y las tormentas.

Junto a la pared de su casa plantó una hiedra y la hiedra comenzó a levantarse velozmente. Todos los días extendía sus tentáculos llenos de ventosas, y se iba alzando adherida a la pared.

Al cabo de un tiempo la hiedra caminaba sobre los tejados. El roble crecía silenciosa y lentamente.

— ¿Cómo estás, amigo roble?, preguntó una mañana la hiedra.

 —Bien, mi amiga, contestó el roble.

 —Eso dices porque nunca llegaste hasta esta altura —agregó la hiedra con mucha ironía—.  Desde aquí se ve todo tan distinto.  A veces me da pena verte siempre allá en el fondo del patio.

 —No te burles, amiga —respondió muy humilde el roble—. Recuerda que lo importante no es crecer deprisa, sino con firmeza.

 Entonces la hiedra lanzó una carcajada burlona.

Y el tiempo siguió su marcha.  El roble creció con su ritmo firme y lento.  Las paredes de la casa envejecieron.

Una fuerte tormenta sacudió con un ciclón la casa y su jardín. Fue una noche terrible.  El roble se aferró con sus raíces para mantenerse erguido.  La hiedra se aferró con sus ventosas al viejo muro para no ser derribada. La lucha fue dura y prolongada.

Al amanecer, el dueño de la casa recorrió su jardín, y vio que la hiedra había sido desprendida de la pared, y estaba enredada sobre sí misma, en el suelo, al pie del roble.  Y el hombre arrancó la hiedra, y la quemó.

Mientras tanto el roble reflexionaba:

—Es mejor crecer sobre raíces propias y crear un tronco fuerte, que ganar altura con rapidez, colgados de la seguridad de otros.


 


 

 HAY UNA MUJER ...

 Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho del ángel por la incansable solicitud de sus cuidados.

Una mujer que siendo joven tiene la reflexión de una anciana, y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud.

Una mujer que si es ignorante descubre los secretos de la vida con más acierto que un sabio; y si es instruida, se acomoda a la simplicidad de los niños.

Una mujer que siendo pobre, se satisface con la felicidad de los que ama, y siendo rica, daría con gusto su tesoro por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud.

Una mujer que siendo vigorosa se estremece con el vagido de un niño, y siendo débil, se reviste a veces con la bravura del león.

Una mujer que mientras vive no la sabemos estimar, porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero después de muerta, daríamos  todo lo que somos y todo lo que tenemos por mirarla de nuevo un  sólo instante, por recibir de ella un sólo abrazo, por escuchar un sólo acento de sus labios...

De esa mujer no me exijáis el nombre si no queréis que empape con lágrimas vuestro álbum, porque ya la vi pasar en mi camino.

Cuando crezcan vuestros hijos leedles esta página, y ellos, cubriendo de besos vuestra frente, os dirán que un humilde viajero en pago del suntuoso hospedaje recibido, ha dejado aquí, para ti y para ellos, un boceto del Retrato de su madre.

 http://www.youtube.com/watch?v=oYLm0PK8B68


Elige tú...

Romance que tratan del peligro que provocan los LIBROS

http://www.youtube.com/watch?v=Kdh6EYP4rOA

 

Te doy las gracias LIBROS

http://www.youtube.com/watch?v=RN27A1iCfYs



¿Qué es mediocridad?

Definimos como mediocres a las personas que viven en el medio de las cosas que no trascienden pero que somos que imponemos mediciones de vida a los demás, algunos nos frustramos por qué no se nos deja llegar antes de haber salido, otros son felices de no iniciar lo que ya se ha iniciado, ¿Cómo buscar una medida para nuestras vidas y encontrar un solución general para aplicar a todos los hombres?

Si bien es cierto que los hombres no tenemos un camino claro a nosotros en donde a priori conocemos los caminos por los que debemos optar, como entender que cuando nuestro caminar se hace lento por los demás debemos aprender de un caminar que no es el nuestro propio sino las concepciones de los demás.

No sé si mirar nuestras huellas solo nos brinde parte de una sabiduría, o si bien solo sea dejar huellas sabias para que sean los demás las que recojan de nosotros, ¿Cómo dar cuando lo que recibimos no es optimo? ¿Cómo entender que mucho de lo malo que pueden brindarnos los demás es tan enriquecedor como lo que nosotros mismos podríamos brindar? cada existir, cada lógica, cada vida, cada ser, da de sí lo que mejor puede dar, y si no es así ¿Cómo saber hasta dónde se puede dar?

De pronto en el afán de claridad solo encontramos más oscuridad, ¿Cómo describimos nuestras filosofías de lo que la razón si todo obedece a actos de una filosofía irracional? solo sé que lo que el hombre juzgue como mediocre será ratificado o contradicho por la sociedad en la que vive, acoplarnos o no es parte de nuestro diario discernir, pero ¿debemos enfocarnos en un mundo en el que el sentido de la razón puede ser la base del progreso? Aun no lo sé pero debo seguir caminando para que probablemente en un futuro pueda decir que mi existencia no solo dependía de lo que los demás hicieran por mí.

 

Un ala tiene plumas, más no vuela por plumas sino por ala.


 

No estás deprimido estas distraído.

No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que te puebla. 

Distraído de la vida que te rodea: Delfines, bosques, mares, montañas, ríos. 

No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay seis mil millones.

Además, no es tan malo vivir solo. Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer, y gracias a la soledad me conozco; algo fundamental para vivir.

No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubistein interpretaba como nadie a Chopin a los 90. Sólo citar dos casos conocidos.

No estás deprimido, estás distraído, por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada.

Además la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja por que nos hace desconfiados.

Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible. Y sin esfuerzo porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo, y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz, después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda a Jesús: "Amarás al prójimo como a ti mismo".

Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios; y decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad es una adquisición.

Además, la felicidad no es un derecho sino un deber porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio. Un sólo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mando matar seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileros, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman, Mäiller, Mozart, Chopin, Beethoven, Caraballo, Rembrandt, Velásquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

Y si tienes cáncer o SIDA, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas; si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto: tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas ... y si le ganas, serás más humilde, más agradecido, por lo tanto, fácilmente feliz. Libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad, y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente como debe ser.               

No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas.

Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruyan hay millones de caricias, que alimentan la vida.

Pocas cosas tan bellas he recibido como estas palabras, que me parecen salidas no sólo de una alma buena, pero sobre todo muy humana. Ojalá y lo disfrutes tanto como yo y ojalá y todos los practiquemos. ¡A vivir se ha dicho! Y ¡Menos quejas! ¿No crees?.

 http://www.youtube.com/watch?v=9-SBDF-y1Vg

 


¿Cómo pudiste?

Cuando era cachorra, te hacía reír con mis gracias y mis travesuras y te llenaba de alegría. Me decías que era tu bebé y a pesar de algunos zapatos masticados y algunas almohadas deshechas jugando juntos, me convertí en tu mejor amiga.

Cuando me portada "mal" agitando tu dedo cerca de mi carita me preguntabas ¿Cómo pudiste? pero de inmediato sonreías, me ponías de panza y me rodabas en el suelo y me acariciabas.

Mi entrenamiento para ser limpia tardó un poquito más de lo esperado porque siempre estabas ocupado, pero juntos trabajamos y lo conseguimos.

Recuerdo aquella noche que olfateándote en la cama, escuchando tus confidencias y sueños secretos, pensé que no podría existir nada más hermoso y perfecto que mi vida a tu lado.

Dábamos largas caminatas, corríamos en el parque, hacíamos paseos en el coche y nos deteníamos para tomar un helado del cual solo me tocaba el cono porque me convencías que el helado no era "bueno" para los perros; y luego tomaba largas siestas en el sol esperando tu regreso a casa al fianl del día.

Poco a poco empezaste a pasar más tiempo en el trabajo y en tu carrera y más tiempo aún buscando una pareja humana. Te esperaba pacientemente, te consolaba en tus tristezas y desilusiones y era una explosión de alegría cuando volvías a casa; y cuando te enamoraste de ella me sentí igual de feliz, ahora es tu esposa y no es una "amante de los animales", sin embargo, le di la bienvenida a nuestra casa, trate de mostrarle afecto y siempre la obedecí , después llegaron los bebés humanos y compartí tu emoción.

Me fascinaba su piel rosada, cómo olían y deseaba también brindarles mi amor maternal, sólo que tú y ella temían que yo los pudiera lastimar... Por lo que pasaba la mayor parte del tiempo alejada en una jaula.

¡Cuánto deseaba amarlos!

Cuando empezaron a crecer me convertí en su amiga. Se colgaban y jalaban mi piel, se montaban en mí y me picaban los ojos con sus deditos y hasta me daban besos en la nariz.

Ahora se te presentó la oportunidad de una nueva carreraen otra ciudad y tú y ellos se mudarán a otro departamento en donde no permiten mascotas. Tomaste la decisión correcta para tu familia. Aunque hubo un tiempo en que YO era tu única familia.

Me emocioné y me sentí feliz en el paseo en coche contigo, hacía mucho tiempo no lo repetíamos hasta que llegamos al asilo de animales. Olía a perros y gatos, a miedo y desesperanza. llenaste unos papeles que te entregaron y dijiste: "sé que le encontrarán una buena casa".

Ellos sonrieron tristemente y me miraron con pena, conocían la realidad a la que se enfrenta una perra adulta, aún "cuando tengas papeles". Tuviste que arrancar los dedos de tu hijo para que soltara mi collar al tiempo que gritaba "NO PAPA, ¡NO POR FAVOR NO DEJES QUE SE LLEVEN A MI PERRITA!" Y yo me preocupé por él, y por las lecciones que le habías enseñado acerca de la amistad y la lealtad, acerca del amor y la responsabilidad acerca de el respeto a toda expresión de vida.

Me tocaste apenas la cabeza y evitaste mi mirada. Tenías una fecha límite que cumplir y ahora, yo también tenía una. Cuando te alejaste, las dos amables personas comentaron que probablemente tú sabías del cambio hacía muchos meses y no hiciste ningún intento por encontrarme un buen hogar. Movieron tristemente la cabeza y se preguntaron ¿COMO PUDISTE?

Aquí en el asilo nos atienden hasta donde les es posible. Desde luego que nos alimentan, pero yo perdí el apetito hace muchos días. Al principio cuando alguien pasaba cerca de mi jaula, corría al frente esperando que fueras tú, que habías cambiado de idea, y que todo esto era sólo una pesadilla, o bien, esperaba que, tal vez alguien se compadeciera y me salvara.

Cuando me di cuenta que no podía competir con la alegría con la que llamaban la atención los cachorritos felices, ignorantes de su propio destino, me retraje a una esquina lejana y esperé.

Escuché sus pasos cuando aquella persona vino hacia mí al final del día y recorrí el pasillo junto a ella hacia un cuarto separado.

Un cuarto tranquilo y silencioso. Me puso sobre la mesa y frotó mis orejas y me dijo que no me preocupara. Mi corazón latió presintiendo lo que iba a ocurrir, pero al mismo tiempo tuve una sensación de alivio. A la "prisionera de amor" se le habían acabado los días.

Gentilmente colocó un torniquete en mi pata al mismo tiempo que una lagrima corría por sus mejillas.

Lamí su mano en la misma forma que solía hacerlo cuando trataba de consolarte a ti hace muchos años.

Con mucho cuidado deslizó la aguja en mi vena. Cuando sentí el piquete y el frío líquido recorriendo mi cuerpo, me recosté somnolienta, miré a sus ojos generosos y murmuré ¿COMO PUDISTE?

Tal vez porque entendió mi lenguaje de perro, dijo ¡Lo siento mucho!

Me abrazó y nerviosamente explicó que su trabajo era asegurarse de que yo fuera a un mejor lugar, un lugar en donde ya no pudiera ser ignorada, agredida ni abandonada, ni tendría que luchar por mí misma, un lugar de amor y luz, tan diferente de este mundo.

Y con el último aliento de energía traté de dirigirme a ella con un ligero movimiento en mi cola para decirle que mi ¿COMO PUDISTE? No iba dirigido a ella, iba dirigido a ti, "Mi querido Amo".

http://www.youtube.com/watch?v=98k_c8umnbc


Una Hora de Tiempo


 

 

Una tarde. Llegaba un hombre a su casa

 

despues de una muy larga jornada de trabajo.

Al abrir la puerta vio con sobresalto

que su hijo lo esperaba, impaciente... 

 

 

-Papa, cuanto ganas por hora?

 

El padre dirigio un gesto muy severo al niño y repuso:  

 

-No me molestes que estoy cansado.

 

 

-Pero papa- insistia-, dime, por favor, cuanto ganas por hora?

 

 

La reaccion del padre fue menos severa.

 

Solo contesto: Ochenta pesos por hora. 

 

 

 

-Papa, me podrias prestar cuarenta pesos?

 

 

El padre monto en colera y dijo:

 

vete a dormir y no me molestes. 

 

 

Habia caido la noche.

 

El padre habia meditado lo sucedido y se sentia culpable,

y queriendo desahogar su conciencia dolida,

se asomo al cuarto de su hijo. En voz baja pregunto al pequeno:

Duermes hijo mio? 

 

 

-Dime, papa-, contesto entre sueños.

 

-Aqui tienes el dinero que me pediste-, respondió el padre. 

 

 

El pequeño le dio las gracias,

 

y mentiendo su manita bajo la almohada saco unos billetes. 

 

 

-Ahora ya complete el dinero; tengo ochenta pesos.

 

Me podrías vender una hora de tu tiempo?

 

http://www.youtube.com/watch?v=T4zFPpMZ13I 


El derecho al delirio

 

Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí tenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea. Las Naciones Unidas proclamaron extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Qué tal si deliramos por un ratito?

Vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible: el aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones; la gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor; el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas; la gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; se incorporará a los códigos penales el delito de la estupidez, que cometen quienes viven por tener que ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega; en ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar; si no los que quieran cumplirlo; los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas; los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas; los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos; los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas; la solemnidad se dejará de creer una virtud, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo; la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero; nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que cree justo en lugar de hacer lo que más le conviene; el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, si no contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra; la comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos; nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión; los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle; los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos; la educación no será el privilegio de quienes pueden pagarla; la policía no será la maldición de quienes no pueden comprarla; la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda; una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América; una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú; en Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria; la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo; la Iglesia también dictará otro mandamiento que se le había olvidado a Dios: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte"; serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma; los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados; porque ellos son los que desesperaron de tanto esperar y los que se perdieron de tanto buscar; seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de justicia y voluntad de belleza, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo; la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.

 

http://www.youtube.com/watch?v=a_tW9WJUVdw&feature=related



 

 

Pájaros Prohibidos  

Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido, ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didoskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso "por tener ideas ideológicas", recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen a la entrada de la cárcel.

Al domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos y el dibujo pasa. Didoskó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas: - ¿son naranjas?¿qué frutos son?- La niña lo hace callar: -ssshhhhh- y en secreto le explica:

 

- bobo ¿no ves que son los ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas. 

http://www.youtube.com/watch?v=JRkmP2dUcyA&feature=related


Anillo de compromiso:

Un joven entró a una joyería y pidió que le mostraran el mejor anillo de compromiso que tuvieran. el joyero le presentó uno de oro con una hermosa piedra solitaria que brillaba como un diminuto sol resplandeciente. contempló el anillo y, con una sonrisa, lo aprobó. luego preguntó el precio y se dispuso a pagarlo.

¿Se va a casar usted pronto?, preguntó el joyero.

¡No!, ni siquiera tengo novia, respondió el muchacho.

La muda sorpresa del joyero animó al joven a dar una explicación.

¿Sabe? este anillo es para mi mamá. cuando yo iba a nacer estuvo sola. Alguien le aconsejó que abortara para evitarse problemas pero, ella se negó, me quiso y me dio el don de la vida, y vaya que tuvo muchos problemas. Fue padre y madre para mí y fue amiga y hermana y maestra y me hizo ser lo que soy.

Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso. Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy como promesa de que si ella hizo todo por mí, ahora yo haré todo por ella.

Quizá después entregue otro anillo de compromiso, pero ese será el segundo.

El joyero no respondió nada, solamente ordenó a su cajera que le hiciera al muchacho el descuento reservado para los clientes realmente importantes.

 

http://www.youtube.com/watch?v=KYA7_ysE_ik 

El AMOR


En la selva amazónica, la primera mujer y el primer hombre se miraron con curiosidad. Era raro lo que tenían entre las piernas.

- Te han cortado?- preguntó el hombre.

- No-dijo ella-. Siempre he sido así.

El la examinó de cerca. Se rascó la cabeza. Allí había una llaga abierta. Dijo:

- No comas yuca, ni plátanos, ni ninguna fruta que se raje al madurar. Yo te curaré. Échate en la hamaca y descansa.

Ella obedeció. Con paciencia tragó los menjunjes de hierbas y se dejó aplicar las pomadas y los ungüentos. Tenía que apretar los dientes para no reírse, cuando él le decía:

- No te preocupes.

El juego le gustaba, aunque ya empezaba a cansarse de vivir en ayunas y tendida en la hamaca. La memoria de las frutas le hacía agua la boca.

Una tarde, el hombre llegó corriendo a través de la floresta. Daba saltos de euforia y gritaba:

- Lo encontré! Lo encontré!

Acababa de ver al mono curando a la mona en la copa de un árbol.

- Es así -dijo el hombre, aproximándose a la mujer.

Cuando terminó el largo abrazo, un aroma espeso, de flores y frutas, invadió el aire. De los cuerpos, que yacían juntos, se desprendían vapores y fulgores jamás vistos, y era tanta su hermosura que se morían de vergüenza los soles y los dioses.

http://www.youtube.com/watch?v=3cmfXUgmsuQ&feature=related 


La Mujer

San Juan Crisóstomo decía: "Cuando la primera mujer habló, provocó el pecado original" y San Ambrosio concluía: "Si a la mujer se le permite hablar de nuevo, volverá a traer la ruina al hombre".

La iglesia Católica, les prohíbe la palabra.  Los fundamentalistas musulmanes, les mutilan el sexo y les tapan la cara.  Los judíos muy ortodoxos empiezan el día agradeciendo: "Gracias Señor por no haberme hecho mujer". 

Saben cocer.  Saben bordar.  Saben sufrir y cocinar.  Hijas obedientes.  Madres abnegadas.  Esposas resignadas. 

Durante siglos o milenios ha sido así, aunque de su pasado sabemos poco.  Ecos de voces masculinas. Sombras de otros cuerpos.  Para elogiar a un procer se dice: "Detrás de todo gran hombre hubo una mujer", reduciendo a la mujer a la triste condición de respaldo de silla…

Están allí, pintadas en las paredes y en los techos de las cavernas. Estas figuras, bisontes, alces, osos, caballos, águilas, mujeres, hombres, no tienen edad. Han nacido hace miles y miles de años, pero nacen de nuevo cada vez que alguien las mira.  ¿Cómo pudieron ellos, nuestros remotos abuelos, pintar de tan delicada manera? ¿Cómo pudieron ellos, esos brutos que a mano limpia peleaban contra las bestias, crear figuras tan llenas de gracia? ¿Cómo pudieron ellos dibujar esas líneas volanderas que escapan de la roca y se van al aire? ¿Cómo pudieron ellos…?  ¿O eran ellas?

Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano? Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa.

Si las Santas, y no los santos, hubieran escrito los Evangelios… ¿Cómo sería la primera noche de la era cristiana?. Las Santas hubieran contado que estaban todos de muy buen humor; todos: la Virgen, el niño Jesús resplandeciente en su cuna de paja, el buey, el asno, los Reyes Magos recién venidos de Oriente y hasta la estrella que los había conducido a Belén… Todos, todos contentos, menos uno. San José, sombrío, murmuró: “Yo quería una nena”.

 

Desde el año 1234, la religión católica prohibió que las mujeres cantaran en las iglesias. Las mujeres, impuras por naturaleza, ensuciaban la música sagrada que solo podía ser entonada por niños varones o por hombres castrados. Esta pena de silencio rigió durante siete siglos, siete siglos y pico, hasta que, con el siglo XX, hace un rato nomás, las mujeres pudieron cantar en las iglesias solas o en coros. Poco antes de que se pusiera en marcha esta prohibición contra las hijas de Eva, hubo una monja llamada Hildegarda, que dirigió un convento a las orillas del Rin, en una ciudad, Bingen, y que creó la música litúrgica que a mí me parece la más bella de todas, la que más me llega, la que más profundamente me llega al último rinconcito del alma. Y esa música fué escrita, compuesta para ser cantada por mujeres, las monjas de la Abadía de Bingen que dirigía Hildegarda; y por suerte el tiempo no les borró las voces, esas voces de ángeles que supieron cantar como nadie a la gloria del paraiso. Y, Hildegarda no se limitó a componer música maravillosa, que durante siglos fueron traidoramente entonadas por hombres porque las mujeres no podían cantarlas, sino que además fue una adelantada de su tiempo, que hace muchos años, ochocientos años, año más año menos, supo desafiar el monopolio masculino del convento y convirtió a su convento en un reducto, en un santuario de la libertad femenina…Y que supo escribir en sus trances místicos páginas que han perdurado, donde la mujer ocupa un lugar central, porque Hildegarda decía, y sabía lo que decía, que: “La sangre de veras sucia no es la sangre de la menstruación sino la sangre de las guerras”.

http://www.youtube.com/watch?v=1DgagHWRLSU&feature=related 


Cómo Se Escribió el Libro Tao Te King

¿Cómo se escribió uno de los libros más importantes del mundo?  En el año vigésimo tercero del reinado de Zhao, Lao Tse percibió que la guerra terminaría por destruir el lugar donde vivía. Como había pasado años meditando sobre la naturaleza de la vida, sabía que en ciertos momentos es preciso ser práctico. Decidió, entonces mudarse.

Tomó sus pocas pertenencias, y partió en dirección a Han Keou; en la puerta de salida de la ciudad, encontró un guardia.

·         ¿Adónde va tan importante sabio? —preguntó el guardia —.

·         Lejos de la guerra.

·         No puede irse así. Me gustaría mucho saber qué fue lo que aprendió en tantos años de meditación. Sólo lo dejaré partir si comparte conmigo lo que sabe.

Nada más que para librarse del guardia, Lao Tse escribió ahí mismo un pequeño librito, cuya única copia le entregó. Después, continuó su viaje, y nunca más se oyó hablar de él.

El texto de Lao Tse fue copiado, atravesó siglos, atravesó milenios, y llegó hasta nuestro tiempo. Se llama Tao Te King, está publicado en portugués por varias editoriales, y es una lectura obligada. Aquí va una de sus páginas:

Aquel que conoce a los otros es un sabio,

Aquel que se conoce a sí mismo es un iluminado,

Aquel que vence a los otros es fuerte,

Aquel que se vence a sí mismo es poderoso,

Aquel que conoce la alegría es rico,

Aquel que conserva su camino tiene voluntad.

Sé humilde, y permanecerás íntegro,

Inclínate, y permanecerás erguido,

Vacíate, y permanecerás repleto,

Gástate, y permanecerás nuevo.

El sabio no se exhibe, y por eso brilla,

No se hace notar, y por eso es notado,

No se elogia, y por eso tiene mérito,

Y porque no está compitiendo, nadie en el mundo puede competir con él.  


 

La rutina no es buena para el hombre.

No permite el ingreso del cambio,

de lo creativo, del asombro.

Agrega días casi iguales,

como hojas secas,

en una novela que a nadie le interesa.

 

Ni a su propio autor.


PRODUCTO TERMINADO

 

Se cuenta que alguna una vez, en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían vajillas antiguas. En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. “¿Me permite ver esa taza?”, preguntó la señora, “¡nunca he visto nada tan fino como eso!”

En cuanto tuvo en sus manos la taza, escuchó que la tacita comenzó a hablar. La tacita le comentó: “Usted no entiende! Yo no siempre he sido esta taza que usted está sosteniendo. Hace mucho tiempo yo sólo era un montón de barro amorfo. Mi creador me tomó entre sus manos y me golpeó y me amoldó cariñosamente. Llegó un momento en que me desesperé y le grité: “Por favor ¡Ya déjame en Paz!”, pero sólo me sonrió y me dijo: “aguanta un poco más, todavía no es tiempo.”

Después me puso en un horno. Yo nunca había sentido tanto calor. Me pregunté por qué mi creador querría quemarme, así que toqué la puerta del horno. A través de la ventana del horno pude leer los labios de mi creador que me decían: “aguanta un poco más, todavía no es tiempo.” Finalmente se abrió la puerta. Mi creador me tomó y me puso en una repisa para que me enfriara.” Así está mucho mejor” me dije a mí misma, pero apenas si me había refrescado cuando mi creador ya me estaba cepillando y pintándome. El color de la pintura era horrible. Sentía que me ahogaría. “Por favor detente” le gritaba yo a mi creador, pero él sólo movía la cabeza haciendo un gesto negativo y decía “aguanta un poco más, todavía no es tiempo.”

Al fin dejó de pintarme; pero esta vez me tomó y me metió nuevamente en otro horno. No era un horno como el primero, sino que era mucho más caliente. Ahora sí estaba segura que me sofocaría. Le rogué y le imploré que me sacara. Grité, lloré, pero mi creador sólo me miraba diciendo “aguanta un poco más, todavía no es tiempo.”

En ese momento me di cuenta que no había esperanza. Nunca lograría sobrevivir a ese horno. Justo cuando estaba a punto de darme por vencida se abrió la puerta y mi creador me tomó cariñosamente y me puso en una repisa que era aún más alta que la primera. Allí me dejó un momento para que me refrescara.

Después de una hora de haber salido del segundo horno, me dio un espejo y me dijo: “Mírate. Ésta eres tú” Yo no podía creerlo. Ésa no podía ser yo. Lo que veía era hermoso. Mi creador nuevamente me dijo: “Yo sé que te dolió haber sido golpeada y amoldada por mis manos, pero si te hubiera dejado como estabas, te hubieras secado. Sé que te causó mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí, seguramente te hubieras estrellado. También sé que los gases de la pintura te provocaron muchas molestias, pero de no haberte pintado tu vida no tendría color. Y si yo no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido la suficiente para que subsistieras. Ahora tú eres un producto terminado. Eres lo que yo tenía en mente cuando te comencé a formar”. 

 
La vida es nuestro creador, si aprendemos las consecuencias que de sus golpes se derivan, su enseñanza nos hará caminar hacia nuestra perfección y seremos un producto terminado

 

Historia anónima para reflexionar

Había una vez una unidad de trabajo de cuatro miembros llamados:

Todos, Alguien, Cualquiera y Nadie.

Debía realizarse un trabajo importante y Todos estaban seguros de que Alguien lo haría.

Cualquiera podría haberlo hecho pero Nadie lo hizo.

Alguien se enojo porque el trabajo era de Todos.

Todos pensaron que Alguien podía hacerlo, pero Nadie se dio cuenta de que Todos no lo harían.

 

Al final, Todos culpo a Alguien cuando Nadie hizo lo que Cualquiera podía haber hecho.


“Nadie es tan viejo que no crea poder vivir un año más”

 

Leña seca para quemar.

Caballo viejo para hacer cabalgar.

Vino viejo para beber,

 libros viejos para leer.

Y amigos longevos para tratar.

 

 

 

Triste es llegar a una edad en que todas las mujeres agradan y no es posible agradar a ninguna.  

Un grupo de amigas casadas, elegantes y vitales decidieron visitar París, sin sus respectivos maridos para celebrar sus “bodas de oro” matrimoniales.

La excursión turística de las 20 señoras mayores, duro una semana. Al regreso el avión que las traía tuvo un accidente y cayó.

Las mujeres llegaron todas juntas a visitar a San Pedro el Santo muy atareado, para determinar el destino del grupo, rápido preguntó:

“¿Alguna de ustedes mientras estuvieron en Francia tuvieron algún pensamiento pecaminoso con algún francés, simplemente el deseo de intimidad....? Den un paso al frente las que lo reconocen...!”.

Todas menos una, dieron un paso adelante, Pedro conmovido por tanta sinceridad dijo:

“Estarán solamente tres días en el Purgatorio, luego ingresarán al Cielo....Y, por favor, ya juntas lleven también a la sorda....!”

 

Espero les guste este maravilloso cuento de ENRIQUE MARISCAL, de su libro CUENTOS PARA REGALAR a personas inteligentes. 


 

Proverbios Samurái

A la fuerza desmedida se la vence con técnica.

El que sabe medir su avance, nunca se estanca.

No mezquines tus conocimientos, pero tampoco te mezquines a los que saben más que tu.

Aprende a diferenciar el viento de la brisa, y podrás equilibrar la balanza.

La hoja del sable no alarga el brazo de aquel que ignora la virtud.

 

Líbrame de los malos pensamientos. Líbrame de la oscuridad de la desesperación. Cuando este afligido enciende una luz en la oscuridad que me envuelva. Concédeme que todos mis pensamientos sean buenos y puros. Concédeme que todas mis acciones sean para el bien de otros. Concédeme que sea positivo en mis pensamientos para que mi mente pueda fortalecerse con ellos. Yo soy el dueño de mi destino. Como pienso hoy, así seré mañana. Concédeme, en consecuencia que evite todos los pensamientos que causen aflicción a otros. Concédeme que mi espíritu se eleve dentro de mí para que pueda realizar fácilmente la tarea que me espera. Soy el dueño de mi destino.
Así sea.


 

¿Cuál es tu naturaleza?

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.

A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un cuenco. Sacó los huevos y los colocó en otro. Coló el café y lo puso en un tercero. Mirando a su hija le dijo: “Querida, ¿qué ves?” “Zanahorias, huevos y café” fue su respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

Humildemente la hija preguntó: “¿Qué significa esto, Padre?” Él le explicó que los tres elementos se habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

“¿Cual eres tú?”, le preguntó a su hija. “Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?”

 

¿Y cómo eres tú, amigo? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, un divorcio o un despido te has vuelto duro y rígido. Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido? ¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor, tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. ¿Cómo manejas la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?


 

La felicidad es un trayecto

Un banquero de inversión americano estaba en el muelle de un pueblito caribeño cuando llegó un botecito con un solo pescador.

Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó: por el tiempo que había invertido en pescarlos.

El pescador respondió que muy poco tiempo.

El americano luego le preguntó porqué no permanecía más tiempo y sacaba mas pescado.

El pescador dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia. El americano luego pregunto: pero qué hace usted con el resto de su tiempo?

El pescador dijo, “duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora, María, voy todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos, tengo una vida “placentera y ocupada”.

El americano replicó, “Soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes y eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador y eventualmente abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este pequeño pueblo e irte a La Capital, donde manejarías tu empresa en expansión”.

El pescador preguntó, - ¿Pero, cuánto tiempo tarda todo eso?

A lo cual respondió el americano, “entre 15 y 20 años”.

¿Y luego qué?

El americano se río y dijo que esa era la mejor parte. “Cuando llegue la hora deberías anunciar un IPO (Oferta inicial de acciones) y vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones.

“Ah, millones... y; ¿luego qué?”

Dijo el americano. “Luego te puedes retirar. Te mudas a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomarás vino y tocarás la guitarra con tus amigos”.

El pescador respondió: “¿Acaso eso no es lo que tengo ya?” 


 

 Seguro que piensas lo mismo lo estamos viendo.

 El 2 de febrero de 1905 nació en San Petersburgo la filósofa y escritora estadounidense (de origen ruso) Alissa Zinovievna Rosenbaum, más conocida en el mundo de las letras bajo el seudónimo de Ayn Rand, y falleció en marzo de 1982 en New York. Nunca más oportunas las palabras de la autora de esa magnífica novela que es Atlas Shrugged, traducida al español como La Rebelión de Atlas, una suerte de anticipo de lo que nos está pasando; juzgue usted:

 "Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá, afirmar sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada."


 

Ellos venían desde lejos

 

Si hubieran conocido la lengua de la ciudad, hubieran podido preguntar: ¿Quién sostiene a los aviones en el aire? O ¿Por qué los dioses nos negaron el acero?

Pero ellos no conocían la lengua de la ciudad. Eran pastores de la sierra, que visitaban por primera vez la ciudad, y no conocían la lengua que hablaban esos millones de urbanos que iban y venían por las calles ruidosas, sobre piernas, sobre ruedas, a todo vértigo.

De modo que nada decían, pero, calladamente contemplaban el sentido, sin miedo, ni admiración, ni nada que no fuera compasión; Porque calladamente se preguntaban:

¿Qué sería de todos ustedes si nosotros no hiciéramos salir el sol todos los días?

 

 


El Año 2012 Y Los Mayas. La Profecías de Nostradamus

¿Coincidencia o Realidad?

¿Nos estaremos preparando?

¿Nos estamos indignándonos por algo?

¿Alguien sabe más de lo que parece?

http://www.youtube.com/watch?v=eLeScpHyq5E&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=58Zosm7Kt2Q

http://www.youtube.com/watch?v=WYocwGKGmwM

http://www.youtube.com/watch?v=Fdtgrd4ShRg&feature=fvst

http://www.youtube.com/watch?v=BzKmTYhTbYw

 


 
Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale.
Pero quien comprende también ama, observa, ve...
Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor...
Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.

LA EMERGENCIA DEL INDIVIDUO Y LA AMBIGÜEDAD DE LA LIBERTAD

La libertad caracteriza la existencia humana. Su significado varía de acuerdo con el grado de autoconciencia del hombre y su concepción de sí mismo como ser separado e independiente, como entidad separada y distinta de la naturaleza y de los hombres que lo rodean.

En la vida del individuo encontramos el mismo proceso. Un niño, al nacer, se transforma en un ente biológico separado de la madre. Sin embargo, desde el punto de vista funcional, permanece unido a la madre durante un periodo considerable.

Una vez alcanzada la etapa de completa individuación y cuando el individuo se halla libre de sus vínculos primarios, una nueva tarea se le presenta: orientarse y arraigarse en el mundo y encontrar la seguridad siguiendo caminos distintos de los que caracterizaban su existencia pre-individualista.

El otro aspecto del proceso de individuación consiste en el aumento de la soledad, surgiendo el impulso de abandonar la propia personalidad, de superar el sentimiento de soledad e impotencia, sumergiéndose en el mundo exterior.

Sin embargo, la sumisión no es el único método para evitar la soledad y la angustia: el ideal, que no desembocaría en conflictos, seria la relación espontánea hacia los hombres y la naturaleza, relación que une al individuo con el mundo sin privarlo de su individualidad.

La individuación es un proceso que implica el crecimiento de la fuerza y de la integración de la personalidad individual, pero es al mismo tiempo un proceso en el cual se pierde la originaria identidad con los otros.

La existencia humana empieza cuando el grado de fijación instintiva de la conducta es inferior a cierto límite, en otras palabras, la naturaleza humana y la libertad son inseparables desde un principio.

Una imagen particularmente significativa de la relación fundamental entre el hombre y la libertad la ofrece el mito bíblico de la expulsión del hombre del Paraíso. El mito identifica el comienzo de la historia humana con un acto de elección, pero acentúa singularmente el carácter pecaminoso de ese primer acto libre y el sufrimiento que este origina. Hombre y mujer viven en el Edén en completa armonía entre sí y con la naturaleza. Hay paz y no existe la necesidad de trabajar; tampoco la de elegir entre alternativas, no hay libertad ni tampoco pensamiento. El no cumplir la prohibición de no comer el fruto prohibido es un pecado para la Iglesia, que representa la autoridad, pero desde el punto de vista del hombre se trata del comienzo de la libertad humana. Obrar contra las órdenes de Dios significa liberarse de la coerción, emerger de la existencia inconsciente de la vida pre-humana para elevarse al nivel humano. El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón. Se rompe la armonía entre el hombre y la naturaleza, dando el primer paso hacia su humanización al transformarse en individuo. Pero la libertad recién conquistada aparece como una maldición; se ha liberado de los lazos del Paraíso, pero no es libre para gobernarse a sí mismo, para realizar su individualidad. "Liberarse de " no es idéntico, a "liberarse para", ya que la emergencia del hombre de la naturaleza se realiza mediante un proceso que se extiende por largo tiempo, y en gran parte permanece todavía atado al mundo del cual ha emergido.

El proceso de crecimiento de la libertad humana posee el mismo carácter dialéctico que en el proceso de crecimiento individual. Por un lado se trata de proceso de crecimiento de su fuerza e integración, de su dominio sobre la naturaleza, del poder de su razón y de su solidaridad con otros seres humanos. Pero, por otro lado, esta individualización creciente significa un aumento paulatino de su inseguridad y aislamiento, y por ende una duda creciente del propio papel en el universo, del significado de la propia vida, y junto con todo esto un sentimiento creciente de la propia impotencia e insignificancia como individuo.

 

Si las condiciones económicas, sociales y políticas, de las que depende todo el proceso de individuación humana, no ofrecen una base para la realización de la individualidad en tanto que al propio tiempo se priva a los individuos de aquellos vínculos que les otorgaban seguridad, la falta de sincronización que de ello resulta transforma la libertad en una carga insoportable. Ella se identifica entonces con la duda y con un tipo de vida que carece de significado y dirección. Surgen así poderosas tendencias que llevan hacia el abandono de este género de libertad para buscar refugio en la sumisión o en alguna especie de relación con el hombre y el mundo que prometa aliviar la incertidumbre, aun cuando prive al individuo de su libertad. 


 

LA GRAN PROMESA: EL FIN DE UNA ILUSIÓN

LA GRAN promesa de un Progreso Ilimitado (la promesa de dominar la naturaleza, de abundancia material, de la mayor felicidad Para el mayor número de personas, y de libertad personal sin amenazas) ha sostenido la esperanza y la fe de la gente desde el inicio de la época industrial. Desde luego, nuestra civilización empezó cuando la especie humana comenzó a dominar la naturaleza en forma activa; pero ese dominio fue limitado hasta el advenimiento de la época industrial. El progreso industrial, que sustituyó la energía animal y la humana por la energía mecánica y después por la nuclear, y que sustituye la mente humana por la computadora, nos hizo creer que nos encontrábamos a punto de lograr una producción ilimitada y, por consiguiente, un consumo ilimitado; que la técnica nos haría Omnipotentes; que la ciencia nos volvería omniscientes. Estábamos en camino de volvernos dioses, seres supremos que podríamos crear un segundo mundo, usando el mundo natural tan sólo como bloques de construcción para nuestra nueva creación.

Los hombres y, cada vez más, las mujeres tenían un nuevo sentimiento de libertad; se convertían en amos de sus vidas: las cadenas feudales habían sido rotas y el individuo podía hacer lo que deseara, libre de toda traba, o así lo creía la gente. Aunque esto sólo era verdadero en relación con la clase alta y la media, sus logros podían hacer que los demás tuvieran fe en que posteriormente la nueva libertad llegaría a extenderse a todos los miembros de la sociedad, siempre que la industrialización continuara progresando.

La trinidad "Producción ilimitada, libertad absoluta y felicidad sin restricciones" formaba el núcleo de una nueva religión: el Progreso, y una nueva Ciudad Terrenal del Progreso remplazaría a la Ciudad de Dios. No es extraño que esta nueva religión infundiera energías, vitalidad y esperanzas a sus creyentes.

Lo grandioso de la Gran Promesa, los maravillosos logros materiales e intelectuales de la época industrial deben concebirse claramente para poder comprender el trauma que produce hoy día considerar su fracaso. La época industrial no ha podido cumplir su Gran Promesa, y cada vez más personas se dan cuenta de lo siguiente:

·         La satisfacción ilimitada de los deseos no produce bienestar, no es el camino de la felicidad ni aun del placer máximo.

·         El sueño de ser los amos independientes de nuestras vidas terminó cuando empezamos a comprender que todos éramos engranes de una máquina burocrática, y que nuestros pensamientos, sentimientos y gustos los manipulaban el gobierno, los industriales y los medios de comunicación para las masas que ellos controlan.

·         El progreso económico ha seguido limitado a las naciones ricas, y el abismo entre los países ricos y los pobres se agranda.

·         El progreso técnico ha creado peligros ecológicos y de guerra nuclear; ambos pueden terminar con la civilización, y quizás con toda la vida.

 

El hombre se ha convertido en un superhombre.., pero el superhombre con su poder sobrehumano no ha alcanzado el nivel de la razón sobrehumana. En la medida en que su poder aumente se convertirá cada vez más en un pobre hombre... Debe despertar nuestra conciencia el hecho de que todos nos volvemos más inhumanos a medida que nos convertimos en superhombre".


 

Envejecer es Obligatorio 
Madurar es Opcional

El primer día en la universidad nuestro profesor se presentó y nos pidió que procuráramos llegar a conocer a alguien a quien no conociéramos todavía. Me puse de pie y miré a mi alrededor, cuando una mano me tocó suavemente el hombro. Me di la vuelta y me encontré con una viejita arrugada cuya sonrisa le alumbraba todo su ser. ‘Hola, buen mozo. Me llamo Rose. Tengo ochenta y siete años. ¿Te puedo dar un abrazo?

Me reí y le contesté con entusiasmo: ‘¡Claro que puede!’ Ella me dio un abrazo muy fuerte.

‘¿Por qué está usted en la universidad a una edad tan temprana, tan inocente?’ le pregunté. Riéndose contestó: ‘Estoy aquí para encontrar un marido rico, casarme, tener unos dos hijos, y luego jubilarme y viajar.’

‘Se lo digo en serio’, le dije. Quería saber qué le había motivado a ella a afrontar ese desafío a su edad.

‘¡Siempre soñé con tener una educación universitaria y ahora la voy a tener!’, me dijo. Después de clases caminamos al edificio de la asociación de estudiantes y compartimos un batido de chocolate. Nos hicimos amigos enseguida. Todos los días durante los tres meses siguientes salíamos juntos de la clase y hablábamos sin parar. Me fascinaba escuchar a esta “máquina del tiempo”.

Ella compartía su sabiduría y experiencia conmigo. Durante ese año, Rose se hizo muy popular en la universidad; hacía amistades a donde iba. Le encantaba vestirse bien y se deleitaba con la atención que recibía de los demás estudiantes. Se lo estaba pasando de maravilla. Al terminar el semestre le invitamos a Rose a hablar en nuestro banquete de fútbol.

No olvidaré nunca lo que ella nos enseñó en esa oportunidad. Luego de ser presentada, subió al podio. Cuando comenzó a pronunciar el discurso que había preparado de antemano, se le cayeron al suelo las tarjetas donde tenía los apuntes.

Frustrada y un poco avergonzada se inclinó sobre el micrófono y dijo simplemente, ‘disculpen que esté tan nerviosa. Dejé de tomar cerveza por cuaresma y ¡este whisky me está matando!’

‘No voy a poder volver a poner mi discurso en orden, así que permítanme simplemente decirles lo que sé.’  Mientras nos reíamos, ella se aclaró la garganta y comenzó: ‘No dejamos de jugar porque estamos viejos; nos ponemos viejos porque dejamos de jugar. Hay sólo cuatro secretos para mantenerse joven, ser feliz y triunfar.’

‘Tenemos que reír y encontrar el buen humor todos los días.’

‘Tenemos que tener un ideal. Cuando perdemos de vista nuestro ideal, comenzamos a morir. ¡Hay tantas personas caminando por ahí que están muertas y ni siquiera lo saben!’

‘Hay una gran diferencia entre ponerse viejo y madurar. Si ustedes tienen diecinueve años y se quedan en la cama un año entero sin hacer nada productivo se convertirán en personas de veinte años. Si yo tengo ochenta y siete años y me quedo en la cama por un año sin hacer nada tendré ochenta y ocho años.

Todos podemos envejecer. No se requiere talento ni habilidad para ello. Lo importante es que maduremos encontrando siempre la oportunidad en el cambio.’

‘No me arrepiento de nada. Los viejos generalmente no nos arrepentimos de lo que hicimos sino de lo que no hicimos. Los únicos que temen la muerte son los que tienen remordimientos.’

Terminó su discurso cantando ‘La Rosa’. Nos pidió que estudiáramos la letra de la canción y la pusiéramos en práctica en nuestra vida diaria.

Rose terminó sus estudios. Una semana después de la graduación, Rose murió tranquilamente mientras dormía. Más de dos mil estudiantes universitarios asistieron a las honras fúnebres para rendir tributo a la maravillosa mujer que les enseñó con su ejemplo que nunca es demasiado tarde para llegar a ser todo lo que se puede ser.

“No olviden que ENVEJECER ES OBLIGATORIO; MADURAR ES OPCIONAL.”

 

 


EL PORTERO DEL PROSTÍBULO

No había peor oficio en el pueblo que ser portero del prostíbulo. ¿Pero qué otra cosa podría hacer aquel hombre?

De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio.

Un día, se hizo cargo del prostíbulo un joven con inquietudes muy creativas y emprendedor y decidió modernizar el negocio. Hizo cambios y citó al personal para dar las nuevas instrucciones. Al portero, le dijo:

·         A partir de hoy, usted, además de estar en la puerta, va a preparar un reporte semanal donde registrará la cantidad de personas que entran y además anotará sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio.

·         Me encantaría complacerlo, señor!, pero no sé leer ni escribir.

·         ¿Cómo?... ¡cuánto lo siento, pero tendré que prescindir de sus servicios!

·         Pero señor, usted no me puede despedir, ¡yo trabajé en esto toda mi vida!

·         Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted, le vamos a dar una indemnización hasta que encuentre otra cosa. Lo siento y que tenga buena suerte.

Sin más, se dio vuelta y se fue. El portero sintió que el mundo se le derrumbaba. ¿Qué hacer?... y recordó que en el prostíbulo, cuando se rompía una silla o se arruinaba una mesa, el lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que esta podría ser una ocupación transitoria hasta conseguir un empleo, pero solo contaba con unos clavos oxidados y una tenaza derruida. Entonces pensó que usaría parte del dinero de la indemnización para comprar una caja de herramientas completa.

Como en el pueblo no había ninguna ferretería, debía viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. Y emprendió la marcha. A su regreso, su vecino llamó a su puerta:

·         ¡Hola!, ¿vengo a ver si tiene un martillo para prestarme?

·         Sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar... ¡como me quede sin empleo!...

·         Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano.

·         Está bien.

A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta.

·         Mire, yo todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende?

·         No puedo, lo necesito para trabajar y además la ferretería está a dos días de mula.

·         Hagamos un trato - dijo el vecino. Yo le pagaré los días de ida y vuelta más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece?

Realmente, esto le daba trabajo por cuatro días y aceptó. Volvió a montar su mula y a su regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa.

·         ¡Hola, vecino!. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo?, vengo a decirle que yo necesito unas herramientas y estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje, mas una pequeña ganancia... es que no dispongo de tiempo para el viaje. El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue. Recordaba las palabras escuchadas: ¡¡No dispongo de cuatro días para comprar!!

Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que el viajara para traer herramientas. En el viaje siguiente, arriesgó un poco mas de dinero trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo en viajes. La voz empezó a correrse por el pueblo y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes.

Con el tiempo alquiló un galpón para almacenar las herramientas y algunas semanas después, adaptó una vidriera y el galpón se transformó en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, los fabricantes le enviaban sus pedidos, el era un buen cliente. Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha.

Un día, se le ocurrió que su amigo el tornero, podría fabricarle las cabezas de los martillos. Y luego, ¿por qué no?, las tenazas... las pinzas... los cinceles... y luego fueron los clavos y los tornillos... En diez años, aquel hombre se transformó en millonario con su trabajo como fabricante de herramientas. Un día decidió donar una escuela a su pueblo. En ella, además de leer y escribir, se enseñarían las artes y oficios más prácticos de la época y en el acto de inauguración de la escuela, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad, lo abrazó y le dijo:

·         Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de esta nueva escuela.

·         El honor sería para mí - dijo el hombre. -Nada me gustaría más que firmar allí, pero no sé leer ni escribir; soy analfabeto.

·         ¿Usted? - dijo el Alcalde que no alcanzaba a creer. -¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? ¡¡Estoy asombrado!!... me pregunto, ¿qué hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?

·         Yo se lo puedo contestar - respondió el hombre con calma. Si yo hubiera sabido leer y escribir... sería el portero del prostíbulo...

 

MORALEJA: Generalmente los cambios son vistos como adversidades. Las adversidades encierran bendiciones. Las crisis están llenas de oportunidades. Cambiar puede ser tu mejor opción, solo agrégale la frase célebre: “UNA PATADA EN EL TRASERO SIEMPRE IMPLICA UN PASO HACIA DELANTE”.


 

Un Cuento Árabe sobre la Amistad

A un oasis llega un joven, toma agua, se asea y pregunta a un viejecito que se encuentra descansando: ¿Qué clase de personas hay aquí?

El anciano le pregunta: ¿Qué clase de gente había en el lugar de donde tú vienes?

"Oh, un grupo de egoístas y malvados" replicó el joven. "Estoy encantado de haberme ido de allí".

A lo cual el anciano comentó: "Lo mismo habrás de encontrar aquí".

Ese mismo día, otro joven se acercó a beber agua al oasis, y viendo al anciano, preguntó:

¿Qué clase de personas viven en este lugar?

El viejo respondió con la misma pregunta: ¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?

"Un magnífico grupo de personas, honestas, amigables, hospitalarias, me duele mucho haberlos dejado".

"Lo mismo encontrarás tú aquí", respondió el anciano.

Un hombre que había escuchado ambas conversaciones le preguntó al viejo:

¿Cómo es posible dar dos respuestas tan diferentes a la misma pregunta?

A lo cual el viejo contestó:

Cada uno lleva en su corazón el medio ambiente donde vive. Aquel que no encontró nada bueno en los lugares donde estuvo no podrá encontrar otra cosa aquí.

 

Aquel que encontró amigos allá podrá encontrar amigos acá.


 

Vamos a hacer un trato esta noche

Vamos a hacer un trato esta noche, déjame saber de ti, cuéntame lo que eres, háblame de tus sueños, de tus fantasías, de tus enfados, háblame de aquellas cosas que un día quisiste, háblame del hombre que amaste, del que te amo, del que aun no ha llegado, cuéntame lo que sentiste cuando un beso despertó tus pezones por primera vez, cuéntame con cuanta pasión aprietas los muslos cada noche, cuéntame también como se va erizando tu piel cuando te acarician la nuca por la tarde, cuéntame cuando te besaron el alma por última vez, cuéntame cuantos besos necesitas para sentirte amada, cuantos abrazos para sentirte segura, cuantas caricias para saberte deseada.

Anda cuéntame de ti todo, déjame escucharte, déjame descubrir en tu mirada aquellas imágenes que tu pudor oculta, déjame mirar tus manos apretándose nerviosas mientras recuerdas todo aquello que el recuerdo ha escondido.

Anda que si te desnudas de ropa, de piel, de prejuicios, y me lo cuentas todo podre pintarte mejor esta noche y si no aguantas mas y el recuerdo te seduce, te hare el amor como te gusta.

 

 


EL NOMO DE LA LUNA

 

Soy un nomo, un nomo que antes fue hombre, que antes fue zarigüeya, que fui el desvelo de alguien, el deseo de un pasado, soy tan solo un recuerdo tardío, soy una soledad acompañada, un fantasma con piel de humo y sangre sabor a café. Soy un irreal, que se resiste a resignarse ante la realidad y en esa resistencia me puse de armadura el arte, mis letras son tan solo un intento de tejer redes que cuelguen ente mi Luna y la irrealidad de quien quiera subirse a este lugar donde la realidad no está creada y a cada parpadeo, a cada respiro, con cada latido, se va creando y despertando mas sueños, mas deseos, mas almas que resistan ante la resignación de resignarse y vivir por vivir. Soy… ya lo ven, tan solo un loco, un quijote, un mal viaje, un irreal, soy lo que aun esta por pintarse en uno de mis lienzos y entre letras que juegan a decir realidades irreales.


 

Escrito por Catón

Me propongo demandar a la revista "Fortune", pues me hizo víctima de una omisión inexplicable. Resulta que publicó la lista de los hombres más ricos del planeta, y en esta lista no aparezco yo. Aparecen, sí, el sultán de Brunei, aparecen también los herederos de Sam Walton y Takichiro Mori.

Figuran ahí también personalidades como la Reina Isabel de Inglaterra, Stavros  Niarkos, y los mexicanos Carlos Slim y Emilio Azcárraga.

Sin embargo a mí no me menciona la revista.

Y yo soy un hombre rico, inmensamente rico. Y si no, vean ustedes: tengo vida, que recibí no sé por qué, y salud, que conservo no sé cómo.

Tengo una familia, esposa adorable que al entregarme su vida me dio lo mejor de la mía; hijos maravillosos de quienes no he recibido sino felicidad; nietos con los cuales ejerzo una nueva y gozosa paternidad.

 Tengo hermanos que son como mis amigos, y amigos que son como mis hermanos.

Tengo gente que me ama con sinceridad a pesar de mis defectos, y a la que yo amo con sinceridad a pesar de mis defectos.

Tengo cuatro lectores a los que cada día les doy gracias porque leen bien lo que yo escribo mal.

Tengo una casa, y en ella muchos libros (mi esposa diría que tengo muchos libros, y entre ellos una casa).

Poseo un pedacito del mundo en la forma de un huerto que cada año me da manzanas que habrían acortado aun más la presencia de Adán y Eva en el Paraíso.

Tengo un perro que no se va a dormir hasta que llego, y que me recibe como si fuera yo el dueño de los cielos y la tierra..

Tengo ojos que ven y oídos que oyen; pies que caminan y manos que acarician; cerebro que piensa cosas que a otros se les habían ocurrido ya, pero que a mí no se me habían ocurrido nunca.

Soy dueño de la común herencia de los hombres: alegrías para disfrutarlas y penas para hermanarme a los que sufren.

Y tengo fe en Dios que guarda para mí infinito amor.

¿Puede haber mayores riquezas que las mías?

¿Por qué, entonces, no me puso la revista "Fortune" en la lista de los hombres más ricos del planeta?"

¿Y tú, cómo te consideras? ¿Rico o pobre?

HAY GENTE POBRE, PERO TAN POBRE, QUE LO ÚNICO QUE TIENE ES... DINERO.

Armando Fuentes Aguirre


 

Escrito por un profesor de la Universidad de Córdoba...

 

"Estoy harto. Tan harto que ya no sé si decirlo, escribirlo, gritarlo, o ponerlo con hache intercalada. Harto de que a los andaluces se nos etiquete de vagos, sin criterio, apesebrados, subsidiados o incultos. Harto de que se nos asocie únicamente con el flamenco, la juerga, los toros y el vino. ... Harto,... de cuentachistes, de famosillos de tercera división, de Malayas y… de Faletes. Harto de ver en las series de televisión los papeles de criada analfabeta o tontito con acento andaluz (¿y ningún presentador de informativo con nuestro acento?). Harto de ver programas de zapping con el patético programa de Juan y Medio mofándose de nuestros ancianos en busca de pareja, dando la imagen de personajes grotescos. Harto de nuestra imagen de sociedad subsidiada, cateta y sin criterio. Cansado de que se menosprecie nuestro acento. Harto de ver andaluces que únicamente triunfan en el programa de Patricia, Gran Hermano y similares. Harto de Jesulín, de Pozi, de Pantojas y Paquirrin. Harto del risitas, de Romerías del Rocío y Feria de Abril. Harto de la duquesa de Alba (a la que hicieron hija predilecta de esta tierra, ¡tócate los pirindolos!) de su hija, de sus hijos, de su yerno y sus trajes de flamenca. Y ahora de su boda. Harto de toreros que se lían con fulanas, del botijo y la pandereta. Harto, cansado, hastiado, aburrido me tienen ¡Ojalá! alguna vez los medios se acuerden de los millones de andaluces que madrugan cada día para levantar esta Tierra, o de nuestros padres y abuelos que emigraron hace décadas a Suiza, Cataluña y País Vasco para trabajar donde nadie quería. ¡¡Ojalá!! quien habla de nuestra incultura se acuerde de Séneca, Maimónides, Averroes, Góngora, Bécquer, Alexandre, Lorca, Juan Ramón Jiménez, Machado, Falla, Zambrano, Picasso, Velázquez, Murillo, Alberti, Blas Infante, Carlos Cano, Gala, Luis Rojas Marcos, Sabina… etc, etc. ¡¡¡Ojalá!!! se acuerden de que hablamos con acento andaluz abogados, marineros, médicos, albañiles, arquitectos, investigadores de alto nivel, camareros, taxistas, prostitutas, jueces, enfermeras, empresarios, policías, obreros, agricultores…; ¡Ojalá! se acuerden de millones de personas que se parten los cuernos cada día, desde Ayamonte hasta el Cabo de Gata, millones de andaluces que siguen haciendo Andalucía más allá de Despeñaperros… ¡Ojalá! este post lo leyera mucha, mucha gente. Ojalá diera la vuelta al mundo, aunque me temo que se quedará perdido en el inmenso océano de internet. También podría suceder que este post se expandiera por la red, que los andaluces lo enlazaran a través de facebook, tuenti o twitter, que se difundiera por email y llegara todos los rincones del mundo, eso ya lo dejo en tus manos. Un abrazo.
   Prof. Juan José Ruiz Departamento de Química Física y Termodinámica Aplicada Universidad de Córdoba Edificio Marie Curie. 


Julio Cortázar escribía: "La coma, esa puerta giratoria del pensamiento"
 Lee y analiza la siguiente frase:

 "Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda".
 
¿Dónde pondrías la coma?
 Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer.

Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene.

Sencillamente.. GENIAL
  


PARA LA FERIA DEL LIBRO DE EL RONQUILLO

C A N T A R R A N A

Había una vez en mi Pueblo un lugar conocido con el nombre de Cantarrana, recuerdo que cuando yo era aún un niño, veía a las mujeres en el barranco de Cantarrana lavando la ropa en la panera.

Nuestro Pueblo era un pueblo humilde, otros pueblos tenían por entonces un lavadero comunitario, pero en el nuestro no, se lavaba en el barranco, por el que corría el agua normalmente dado a que solía llover con abundancia.

Allí, en Cantarrana, se apañaron más de un matrimonio, y a decir verdad también se fraguó algún que otro desarreglo, de todos es sabido que las charlas de lavaderos no siempre estuvieron exentas de incidentes.

Recuerdo que por entonces, mi abuelo me cogía de la mano y me llevaba a Cantarrana, cruzábamos el barranco, donde lavaban las mujeres y por un sendero, subíamos a lo más alto de cerro. Allí, sentado a la sombra de una higuera, mi abuelo solía decirme:

- Mira, aquello que ves ahí abajo, es la huerta de los panaderos, allí en frente está la huerta de la Juana, a la izquierda se ve el Cerrito y ahí la Iglesia, ¿la ves?

- Si, le respondía, después continuaba.

- Escucha.

Yo, escuchaba pero no oía nada y le decía.

- No oigo nada abuelo.

         - Escucha, escucha- insistía él.

Yo callaba y por más que escuchaba seguía sin oír nada y pasado un rato, yo le decía.

         - No oigo nada, todo está en silencio- Él me respondía.

         - Eso es lo que quiero que oigas, escucha al silencio.

Yo seguía escuchando atentamente, y por más que me esforzaba, el silencio no me decía nada, después yo le hablaba.

         - Abuelo he oído cantar a un pajarillo.

         - Es un  jilguero- me respondía- ese otro es un cuco y aquel un mirlo

Así fui conociendo los distintos pájaros por sus cantos.

Después, se levantaba y me cogía de la mano y caminando con paso lento pero firme, como solía decirme él, volvíamos a casa.

 

En otra ocasión, allí, en nuestro sitio favorito del Cerro de Cantarrana, me preguntaba:

         - ¿Qué árbol es ese?

         - Una encina- le respondía.

- No, eso es un alcornoque- me corregía- El alcornoque da corcho la encina, no. ¿Y eso qué es? Seguía interrogándome.

- Una jara- le respondía- aquello romero, esto monte, tomillo, jara… Le iba indicando yo.

 

Una noche, vino por mí y cogiéndome de la mano, como siempre, me llevó al Cerro de Cantarrana y nos sentamos a escuchar al silencio. Pasado un rato me pregunta:

-¿Oíste algo?

- No he escuchado nada, abuelo -le respondí- solamente veo estrellas, múchas estrellas.

- Efectivamente, para eso te traje. Mira esa de allí, es la Osa Mayor, y aquella la Osa Menor con la estrella polar, allí ¿ves como un camino? es la Vía Láctea, allí

Continuaba mostrándome un universo infinito, lleno de luces y de interrogantes que me hacía sentir pleno de emociones y fantasía.

El tiempo fue transcurriendo, lenta e inexorablemente dejando en mi alma el recuerdo de aquel hombre, ya no solía llover tan a menudo, por el barranco dejó de correr el agua, pero ahora las mujeres utilizaban un pozo para extraer el agua para sus fines, “El pozo de Cantarrana”.

Yo, alguna que otra vez, subí a nuestro lugar favorito, pero ahora en solitario, aquel viejo profesor había decidido tomar otros atajos hacia la eternidad, pero allí sentado seguía mostrándome las cosas de la vida a través del silencio.

 

Más tarde, me lancé a conquistar mundos desconocidos. Por ellos caminé durante un largo tiempo, a veces perdido, otras veces disfrutando de los placeres de la vida. Cuando me sentía desfallecer, cogía mi sendero favorito y me subía a lo más alto de Cantarrana, me sentaba y el silencio me traía su voz.

         -Mira, esa es la huerta de los panaderos, aquella la de la Juana, el Cerrito, la Iglesia… y el viento me traía el susurro de unas mujeres que lavaban en el barranco, y el de una voz de muchacha que cantaba:

 

Quítate de  de la ventana

Chiquillo loco

Que mi mare no quiere

Ni yo tampoco.

 

Después me levantaba y con paso lento pero firme, como él me enseñó, me dirigía a casa, por el camino de retorno no paraba de darle las gracias por haberme enseñado a oír su voz a través del silencio.

 

julioFM

En El Ronquillo 17 de marzo de 2.012


 

Lo Que Está en el Vino

Cuando Noé estaba plantando una viña, se apareció Satán y pidió permiso para ayudarlo.

Satán trajo primero un cordero, lo mató y vertió su sangre sobre los surcos.  Después empapó la tierra con sangre de león.  A continuación atrapó un mono y usó su sangre del mismo modo.  Y finalmente le tocó el turno a un cerdo.  Entonces Satán le explicó a Noé sus intenciones:

Cuando el hombre tome la primera copa de vino se volverá dulce y alegre como el cordero.  Con la segunda copa, será valiente y peleador como el león, jactándose de su poder.  Después de la tercera copa, se pondrá en ridículo como un mono.  Pero si toma cuatro o más copas se convertirá en un cerdo repugnante, sucio y bestial, capaz de revolcarse en el barro.



Sentimiento

Palabras, mil palabras pueden en un momento describir sentimientos, emociones, pensamientos… Pero ¿cómo decir lo que siente el alma? Como abrir la mente y el pensamiento a esas emociones primarias que nos llevan poco a poco a recorrer los resquicios de la vida, ¿cómo lograr que ese cúmulo de imágenes plasmadas a través de un trazo describa este sentimiento puro y conciso? Quizá empezando por el principio de mi ser.  

Del ente que habita en este recipiente de carne y me lleva y guía en el día a día de la vida. Un amanecer, un atardecer, una caricia del viento, la mirada de un extraño al pasar, el sonido de cada una de las cuerdas de mi guitarra, el quebrarse de mi voz al nombrarte y pensarte, al querer materializar esa niebla de misterio que te envuelve, al imaginarte, percibir sin estar, dibujar en mis sentidos el aroma de tu piel, la textura de tus manos y el color de tus ojos, en los cuales aún sin conocerlos, puedo jurar que podría perderme en su interior.  

¿Cómo refrenar esta necesidad de ti sin conocerte? Mucho ha sido el tiempo que en silencio te observé, a través de un cristal, de una pared, que sólo me permitió trazar tu nombre en mi canción, en mi mente, siempre tú, ahí, en mi mente. Tan sólo guardo en mí la ilusión de un sentimiento que me ha llevado y me ha perseguido a través del tiempo, del espacio y la distancia, para estar aquí, esperándote a vivir una vida que buena o mala, es lo que tengo guardado como tesoro sólo para ti.  

Y sin pensarlo sólo estas palabras resumen mi todo. Te amo. Y sólo un par de preguntas en el aire... ¿Quién eres?, ¿dónde estás?, ¿cuándo llegarás?...


LA ERMITA

La ermita de El Ronquillo se encuentra en un pequeño montículo, según se entra en el pueblo, se ve en lo alto de la colina, resplandeciente toda de blanco. Es como una pequeña casa donde en su interior habita la Señora, desde allí divisa todo el pueblo, protegiendo a los ronquilleros y ronquilleras, así como a los que hemos venidos de afuera.


Yo, aunque no nací aquí, desde que me ofreció un varal para que la meciera por el pueblo, me conmovió tanto que desde entonces asumí el sentimiento ronquillero, porque es emocionante verla pasear por las calles del pueblo luciendo su belleza, y llevando su consuelo a los enfermos que visita. Aunque es muy pequeñita, tiene una grandeza en su interior que reparte con donaire por todos los corazones.

 Cuando me siento triste, me subo a la ermita y desde la verja le cuento mis penas, ella me mira me sonríe y me muestra el Divino Pastorcillo, entonces agacho la cabeza y siento vergüenza y pido perdón, después la miro y comprendo su pena y la comparo con la mía, a continuación siento una voz que me dice: “No hay pena grande, ni pena pequeña, la pena es pena simplemente por el hecho de ser pena”. Y mi corazón se vuelve a llenar de felicidad y le doy las gracias por su consuelo, me doy la vuelta y contemplo El Ronquillo desde allí envuelto en un bello manto que lo protege, en él un nombre “Nuestra Señora de Gracia”. 

A.C.M.

El Ronquillo 22 de Marzo de 2.012


L A   P O L I L L A

En la calle Nueva existe un bar donde solíamos celebrar nuestras noches mágicas, entre copas y copas, risas pizzas y buen cante. Aunque solía abrir entrada la tarde, a nosotros cuando más nos gustaba frecuentarlo era pasada la media noche.

Recuerdo que en invierno, al calor de la chimenea, nuestro buen amigo Ceferino con su guitarra, se arrancaba para hacer boca con unas sevillanas, a continuación le pasaba el turno a los fandangos de Diego, seguido de las peteneras rumbas, seguidillas y buen cante, coreado por los palmeros, Manolo O., Pepe Luis,  Aurelio, Pepín el del tambor, Paco Duque, Paco García, Curro, Alfonso etc. con sus respectivas esposas.  

Noches mágicas que impresionó nuestros corazones y que recuerdo con añoranza. Todo ello se efectuaba con el beneplácito de su dueña “La Salu” ejemplo de profesionalidad, a la cual respetábamos y queríamos por su buen hacer, gran melómana de música en general y latinoamericana en particular. Poseedora una amplia colección de discos que proporcionaba un ambiente delicioso; en los momentos de más concurrencia de parroquianos le asistía su hermano Gonzalo, persona discreta y atenta, con una gran afición y arte por la pintura y el dibujo. También un magnífico profesional, Presidente y socio fundador de la Peña Bética Pata Negra de El Ronquillo.

En otras ocasiones, entre sorbo y sorbo, criticábamos, contábamos chismes, murmuraciones. Otras veces y por iniciativa de “El Guardia”, nos dedicábamos a contarnos chistes. En resumen, a reírnos hasta partirnos; se trataba de evadirnos de los problemas de la vida. Y a todo esto, nunca jamás habíamos molestado a alguien.

Lo más espectacular que recuerdo de estas reuniones flamencas, fue una noche que nos faltó Ceferino, pues tenía una actuación comprometida lejos del pueblo, y sin saber cómo, apareció con una guitarra flamenca, Alfonso, jurando que él, gallego de pura cepa, sabía tocar la guitarra y efectivamente nos dio un recital de sevillanas, fandangos, bulerías y todo lo que se le ocurrió.

También recuerdo que de esas reuniones y tertulias partió la idea de formar nosotros una comparsa carnavalesca, disfrazándonos y participando por el pueblo con los demás vecinos, que por los años 80 reanudaron esa bella costumbre. De esta manera surgieron los personajes, de “Cocineros y Doncellas”, “Tribus de Gitanos con los Guardias Civiles”, “Los del Imserso”, “El Padrino” y un largo etc. Una vez que llegaba el Carnaval lo pasábamos de maravillas, pero cuando realmente disfrutábamos a pleno rendimiento, eran las tres o cuatro semanas anteriores cuando nos reuníamos en la Polilla a inspirarnos.

Todo estas vivencias tuvimos la suerte de poderlas disfrutar: inspirándonos, matizándolas, encausándolas, discutiéndolas, cociéndolas, comiéndonoslas y bebiéndonoslas en:

LA POLILLA DE EL RONQUILLO, GRACIAS SALU 

Los Lagos, 10 de Abril de 2.012.

Por Francisco Álvarez 


Canelo, una historia de lealtad

 Canelo era el perro de un hombre que a fines de la década de los 80 vivía en la milenaria ciudad de Cádiz. Una mascota que seguía a su dueño por todas partes y en todo momento.

Este hombre anónimo vivía solo, por lo que el buen perro era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos. Cada mañana se les podía ver caminando juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Una vez a la semana uno de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar, ya que debido a complicaciones renales, el hombre se sometía a continuos tratamientos de diálisis.

Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba a Canelo esperándolo en la puerta del mismo. “Espérame aquí, compañero”, y Canelo, como siempre, esperaba pacientemente a su amigo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.

Cierto día el hombre sufrió una complicación en medio de su tratamiento, los médicos no pudieron superarla, debó ser internado, y a los pocos días falleció. Mientras tanto Canelo como siempre, siguió esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió. El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.

El personal del hospital le explicaba al perro que debía irse a casa, que su dueño había fallecido, pero el perro no tenía intenciones de separarse de allí. Los días se transformaron en meses y los meses en años. Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto de Canelo una ocasión en que alguien hizo una denuncia y la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo. Nunca se aburrió. Nunca se fue en busca de alimento. Nunca buscó una nueva familia. Sabía que si su único amigo había entrado por esa puerta, por allí debía volver a salir como siempre, y él lo esperaría para volver juntos a casa.

La vida de Canelo se escurrió por la estela dibujada con su lealtad, pero nos dejó lo único que nos podía dejar: un inolvidable mensaje de amor. Canelo sólo vivía para encontrarse con su dueño, y ahora en la muerte, por fin regresaba con él. La asociación protectora de animales lo adoptó y se encargó de cuidar de él. Quisieron darlo en adopción, pero el perro siempre huía para regresar una y otra vez a la puerta del hospital a esperar a su querido y único amigo. La gente de Cádiz lo cuidaba y Canelo se convirtió en el perro del pueblo, en el perro de todos. DOCE AÑOS fue el tiempo que el noble animal pasó fuera del hospital esperando la salida de su amo con amorosa, estoica e inquebrantable paciencia. La espera llegó a su fin el 9 de diciembre de 2002, cuando tristemente Canelo murió atropellado por un auto a las afueras del hospital, cuyo conductor huyó.

La historia de Canelo fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz. El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, puso su nombre al callejón y anexo al hospital en el que solía merodear y un relieve en la pared recuerda a este excepcional animal.

A Canelo Que durante 12 años esperó a las puertas del hospital a su amo fallecido. El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad. Mayo de 2002


Cuando yo ya no pueda.

El día que esté viejo y ya no sea el mismo, ten paciencia y compréndeme. Cuando derrame comida sobre mi camisa y olvide como atarme los zapatos, recuerda las horas que pasé enseñándote a hacer las mismas cosas.

Si cuando converses conmigo repito y repito la misma historia que tú conoces de sobra como termina, no me interrumpas y escúchame. Cuando eras pequeño, para que te durmieras tuve que contarte miles de veces el mismo cuento hasta que cerraras tus ojitos.

Cuando estemos reunidos y sin querer me haga mis necesidades no te avergüences y compréndeme, que no tengo la culpa de ello, pues ya no puedo controlarlas. Piensa cuantas veces te ayude de niño y estuve pacientemente a tu lado esperando a que terminaras lo que estabas haciendo.

No me reproches porque no quiera bañarme; no me regañes por ello. Recuerda los momentos que te perseguía y los mil pretextos que inventaba para hacerte más agradable tu aseo.

Acéptame y perdóname ya que el niño ahora soy yo...

Cuando me veas inútil e ignorante frente a todos los aparatos tecnológicos que ya no podré entender, te suplico que me des todo el tiempo que sea necesario para no lastimarme con tu sonrisa burlona. Acuérdate que fui yo el que te enseñó tantas cosas: a comer, a vestirte y la educación para enfrentar la vida tan bien como lo haces, son el producto de mi esfuerzo y perseverancia por ti.

Cuando en algún tiempo mientras conversamos me llegue a olvidar del tema del que estamos hablando, dame todo el tiempo que sea necesario hasta que yo recuerde y si no puedo hacerlo no te burles de mi, tal vez no era importante lo que hablaba pero a mí me bastaba con que solo me escucharas ese momento.

Si alguna vez ya no quiero comer, no me insistas. Se cuanto puedo hacer y cuanto no debo hacer. También comprende que con el paso del tiempo ya no tengo dientes para morder ni gusto para sentir.

Cuando me falten mis piernas por estar cansadas para andar dame una mano tierna para apoyarme, como lo hice yo cuando comenzaste a caminar con tus débiles piernecitas.

Por último, cuando algún día me oigas decir que ya no quiero vivir y solo desearía morir, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene nada que ver con tu cariño ni con cuanto te amo. Trata de comprender que ya no vivo sino sobrevivo y eso no es vivir. Siempre quise lo mejor para ti y he preparado los caminos que has debido recorrer. Piensa entonces que con el paso que me adelanto a dar estaré construyendo para ti otra ruta en otro tiempo, pero siempre contigo.

No te sientas triste o impotente por verme como me ves. Dame tu corazón, compréndeme y apóyame como yo lo hice cuando empezaste a vivir...de la misma manera como te he acompañado en tu sendero te ruego me acompañes a terminar el mío. Dame amor y paciencia que yo te devolveré gratitud y sonrisas con el inmenso amor que tengo por ti.


LO QUE VALE UN HOMBRE

 Como diría el sabio Aristóteles "El valor de un hombre no se determina por lo que posee, ni aún por lo que hace, sino que está directamente expresado por lo que es en sí mismo." ¿Son estas palabras acaso las que definen el valor de un hombre?, no realmente no, esas no son cosas que marcan la importancia de un hombre, un hombre de verdad debe distinguirse por su amabilidad, buenos modales, galantería y especialmente, por su respeto. A veces, el hombre confunde las cosas y piensa que por ser hombre debe demostrar su virilidad con un mal vocabulario, con una cantidad indefinida de conquistas femeninas en su “haber”, con rudeza y crudeza en el trato hacia los demás.

Un hombre vale no por el vehículo que maneja, por la ropa que usa, por la casa que tiene o por la forma en que se ve físicamente, el valor de un hombre esta expresado en su interior por los sentimientos que lo caracterizan, en su cabeza por la forma en que piensa, por cómo se expresa delante los demás, el valor de un hombre esta expresado en como ese hombre hace que los demás crezcan y sean mejores a su alrededor, pero ese valor a veces queda relegado a un oscuro vació y olvido por que la sociedad a la que representamos nos ha hecho simple y llanamente maquinas que aparentemente deben ser Indolentes ante todo.

Desde que somos pequeños nos dicen que los hombres no lloran y nos obligan a olvidar las lágrimas convirtiendo así ese proceso natural y normal en una vergüenza, cuantas veces no hemos visto que si un hombre es sumiso con su familia o su pareja muchos lo catalogan de "DÉBIL" mas sin embargo si un hombre es intransigente y agresivo entonces ese hombre es un "MACHO", todas esas cosas le restan valor a nuestra hombría, nos convierten elementalmente en un probable hombre abusivo, nos restan méritos y nos hacen cajas de huesos y órganos sin sentimientos.

En definitiva: El valor de un hombre no se mide por su estatura sino por la profundidad de su mente.


Antes de juzgar mi vida o mi carácter…

Ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis risas…

Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí dónde tropecé, y levántate así como yo lo he hecho…

Cada cual tiene su propia historia.

Entonces ahí podrás juzgarme

NO VIVAS DANDO EXPLICACIONES: Tus amigos no las necesitan y tus enemigos no las creen.


Los tres últimos deseos de Alejandro El Grande
Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos: 
1 - Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época.
2 - Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y...
3 - Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.
Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro, cuáles eran sus razones.
Alejandro le explicó:
1 - Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.
2 - Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.
3 - Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.
Al morir nada material te llevas,
"EL TIEMPO" es el tesoro más valioso que tenemos porque Es Limitado.  Podemos producir más dinero, pero no más tiempo...
Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos
entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar, nuestro tiempo es nuestra vida
EL MEJOR REGALO que le puedes dar a alguien es tu tiempo SIEMPRE se le regala a la familia o a un buen amigo. 
 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Fodos